Encara el COI un sendero de espinas

Encara el COI un sendero de espinas
Joao Havelange renunció antes de enfrentar acusaciones de aceptar sobornos.
Foto: EFE / Archivo

Ginebra/EFE – El Comité Ejecutivo del Comité Olímpico Internacional (COI) afronta esta semana una de sus reuniones más esperadas de los últimos tiempos, con una agenda apretada y controvertida, especialmente tras la dimisión del brasileño João Havelange como miembro de este organismo internacional.

El máximo órgano ejecutivo del movimiento olímpico se reúne hoy y mañana en su sede central de Lausana (Suiza) con temas espinosos, relacionados sobre todo con los supuestos casos de conflicto de intereses de varios de sus miembros.

El Comité Ejecutivo tiene previsto conocer los trabajos de la Comisión Ética del COI, cuyo asunto estrella era la posible suspensión de Havelange, de 95 años, acusado de haber aceptado sobornos cuando fue presidente de la FIFA entre 1974 y 1998.

Las eventuales sanciones del COI debían darse a conocer mañana, pero Havelange se adelantó al enviar una carta al presidente del COI, el belga Jacques Rogge, en la que presentó su dimisión.

Esto supone que el Comité Ejecutivo no examinará las acusaciones contra Havelange al no tratarse ya oficialmente de uno de sus miembros, lo que a efectos prácticos da por cerrado el caso en el seno del COI, aunque inevitablemente Rogge será interpelado al respecto cuando comparezca ante la prensa al término de la reunión.

Miembro del COI desde 1963, Havelange afrontaba la suspensión e incluso la expulsión del COI si el Comité consideraba probado que había recibido un millón de dólares de una agencia que comercializaba los productos FIFA a cambio de un trato de favor.

Los presuntos sobornos fueron revelados en 2010 por la cadena británica BBC, que atribuyó los pagos a la empresa ISL, que poseía los derechos de televisión de los Mundiales de fútbol.

El Comité Ejecutivo sí conocerá las recomendaciones de la Comisión Ética sobre los otros dos miembros del COI relacionados con los pagos de esta misma empresa- el senegalés Lamine Diack, presidente de la Federación Internacional de Atletismo (IAAF), y el presidente de la Confederación Africana de Fútbol, Issa Hayatou.

Ambos han negado haber actuado de manera deshonesta.

El COI también tiene sobre la mesa la situación de su división financiera, tras la reciente detención del exjefe de la tienda de regalos del Museo Olímpico acusado de malversación de fondos por valor de más de un millón de euros.

Tres miembros del departamento financiero fueron despedidos por el COI en relación con este caso y está en el aire el futuro del máximo responsable del mismo, Thierry Sprunger.

La controversia marcará asimismo la reunión que mantendrán hoy el Comité Ejecutivo y la Junta Ejecutiva de la Asociación de Comités Nacionales Olímpicos (ACNO), cuyo presidente, el mexicano Mario Vázquez Raña, deberá renunciar en 2012 a ser miembro de COI al cumplir 80 años.

A su plaza en el Ejecutivo optan entre otros el presidente de los Comités Olímpicos Europeos, el irlandés Patrick Hickey, que recientemente expresó su descontento con el liderazgo de Vázquez Raña en la ACNO y se mostró partidario de que renuncie antes de lo previsto.