Preferible ofender que lamentar

Algunos tabúes y estereotipos peligrosos impiden a los hombres y mujeres latinos usar condones, hacerse periódicamente la prueba del VIH y exigir a sus parejas que se hagan ese examen.

Cuando se les preguntó por qué corren riesgos practicando el sexo sin protección, las mujeres dijeron que no quieren ofender a sus compañeros pidiéndoles que usen un condón o que se hagan la prueba del VIH. Los hombres manifestaron que se sienten ofendidos si se les pide que lo hagan.

Es el momento de cruzar esa línea y ser ofensivo.

Hay mucho más que temer que la reacción de la pareja: Millones de personas en Estados Unidos continúan infectándose con el VIH cada año. Y una gran parte de ellos son latinos.

En el área metropolitana de Orlando, casi el 30% de los casos de VIH en 2010 son de hispanos, o unos 260 casos. Una cifra que aumentó del 27.6% de los casos en el 2009.

Pero la responsabilidad de detener la propagación del virus y proteger la salud de nuestra comunidad ultimadamente recae sobre cada uno de nosotros.

Este es un llamado a los latinos para que no se queden callados. Convierta la prueba del VIH en parte de su chequeo regular de salud. Hable con sus hijos acerca de la enfermedad.

Exija el uso del condón y una prueba de VIH antes de tener relaciones sexuales sin protección.

Sea inteligente. Sea ofensivo.