Regalos con bajo presupuesto

Regalos con bajo presupuesto
Muchas familias extensas han comenzado a organizar un intercambio de regalos en vez de pedirle a cada miembro que compre obsequios para todos. / MS

Ese incremento sorprendió a los analistas, muchos de los cuales pronosticaron que descenderían por quinto año consecutivo.

Ahora que la temporada festiva se acerca nuevamente, nadie sabe a ciencia cierta la respuesta del consumidor. Pero muchos de éstos se las arreglan para ejercer algunas restricciones en esta temporada, ajustándose a un presupuesto a la hora de comprar regalos para familiares y amigos.

Aunque el presupuesto es una buena manera de limitar los gastos, el correspondiente a la temporada festiva no equivale a que los compradores desistan de hacer felices a sus seres queridos. Con algunos consejos útiles, los compradores de fin de año pueden ceñirse a sus presupuestos y disfrutar de una temporada feliz.

Los regalos de fin de año no tienen que comprarse en el centro comercial local o en un comerciante por Internet. Se pueden crear sus propios regalos y ahorrar dinero en el proceso. Por ejemplo, quienes tengan habilidades para trabajar en madera pueden crear una talla personalizada para un amigo o familiar. ¿Domina el tejido? Pues teja una bufanda o incluso un cobertor para un ser querido que viva en una región de crudos inviernos. Tales regalos personalizados son con frecuencia especialmente significativos para quien los recibe y aprecian el tiempo y el esfuerzo dedicado a la creación de estos obsequios.

En la actualidad muchas familias están tan geográficamente dispersas que no siempre pueden reunirse en Navidad. Si ese es su caso y no va a ver a su familia hasta unos días después de Navidad, aproveche las ofertas especiales disponibles en los días posteriores a la festividad real. A menudo se les hacen grandes descuentos a las mercancías, y si puede ser paciente, la paciencia dará fruto con ahorros sustanciales.

En un esfuerzo por reducir parte de la carga financiera en la temporada festiva, muchas familias han comenzado a establecer límites de gastos en las compras de esos días. Esto les ahorra dinero a todos y garantiza que nadie tenga deudas sustanciales a la llegada del nuevo año.

Muchas familias extensas han comenzado a organizar un intercambio de regalos en vez de pedirle a cada miembro que compre obsequios para todos. En un intercambio de regalos, cada familiar escoge al azar el nombre de otro a quien le comprará el presente. Esto añade además el beneficio adicional de permitir que los compradores adquieran algo un poco más costoso para un solo familiar en vez de estar obligado a comprarles a todos.