Se abre camino la lucha libre

A diferencia de la lucha profesional de EEUU, los luchadores del estilo mexicano dependen de su velocidad y agilidad, no sólo de su fuerza, para dominar a su contrincante
Se abre camino la lucha libre
"En México es un honor usar una máscara", afirma Sydistiko.
Foto: Suministrada

Nueva York – La lucha libre ha sido parte de la cultura latina por décadas, particularmente en México, donde surgieron leyendas como los enmascarados El Santo o Blue Demon, y sus seguidores la han llevado consigo al emigrar a EE.UU.

Familias latinas no pierden la oportunidad de asistir a este tipo de eventos, que también llegan a sus hogares a través de la televisión, donde un grupo de luchadores en su mayoría hispanos intenta coronarse como el mejor del equipo, comentó a Efe “Sydistiko”, quien aprendió del mundo de la lucha en su hogar, a temprana edad.

“A mi padre le gustaba ver la lucha libre. Yo supe desde temprana edad que eso era lo que yo quería hacer. Mis padres se oponían porque podía ser peligroso”, recordó Sydistiko, que desde hace quince años se dedica a pelear profesionalmente.

“Es algo que toda la familia disfrutaba en México, les gusta el fútbol y la lucha libre”, agregó Sydistiko, que se ha dado a conocer por ser un luchador “despiadado, sin corazón, sádico” con sus oponentes en el ring.

En México, la lucha libre es casi como una religión, superada sólo por el fútbol y cuenta con una historia de entretenimiento de 75 años, de donde deriva además la tradición de usar máscaras, adoptada de las costumbres aztecas y los diseños de éstas evocan el poder de los animales, dioses y héroes de la antigüedad.

El luchador asume una identidad y la máscara es tan sagrada que perderla durante una pelea es considerado una desgracia, destacó Sydistiko.

“Comencé a pelear en diferentes empresas pequeñas y locales, aprendí el estilo y cómo trabajar ante el público. La gente me empezó a conocer, me hice de un nombre y entré a Lucha Libre USA”, dijo al referirse a la compañía que ahora le representa y que promueve en EE.UU la lucha libre mexicana.

El luchador de 33 años, de padre cubano, es uno de 25, la gran mayoría latinos, que conforman la serie “Lucha Libre USA- Masked Warriors” que en su segunda temporada llega a miles de hogares a través de MTV2 y MTV Tr3, y en la que también pelean mujeres, a las que se ha enfrentado ya que no tiene límite de edad, género, peso o estatura.

Sydistiko, de 180 libras, dijo además que desarrolló un estilo rudo en el ring porque allí está para ganar. “Creo que así es como debe de ser. Si entras a la lucha para no ganar, entonces para qué estar ahí. Hay que hacer lo que hay que hacer para ser campeón”, dijo y aseguró que lo que ocurre en el ring es verdadero, no una ficción, y que se entrena duro para sobrellevar los golpes.

Destacó que la lucha libre mexicana es la que le apasiona porque “me gusta el estilo de mucho movimiento, no me gusta ni la ‘amateur’ ni la olímpica porque son aburridas”.

Siguiendo la tradición, también lleva máscara que ha cubierto su rostro durante quince años y el público sólo le conoce por su nombre profesional.

“Un 75% de los luchadores (de su estilo) usan máscara. En México es un honor usar una máscara. Algunos amigos usan las que les dieron sus padres y que usaron sus abuelos. Tiene una historia. Algún día, cuando tenga un hijo, me gustaría pasarle la mía, que use mi nombre y pelee con mi imagen”, comentó.

Syditisko aseguró además que la rudeza es sólo para el ring ya que fuera de él los luchadores “tienen corazón” y realizan actividades en las que comparten con sus seguidores, entre éstos con niños de escasos recursos económicos.

Steven Ship, director ejecutivo de Lucha Libre USA, explicó por su parte que se ha creado una fusión de la cultura pop estadounidense y un gran deporte mexicano, que atrae audiencias de ambos grupos.

Explicó que a diferencia de la lucha profesional de EE.UU., los luchadores del estilo mexicano dependen de su velocidad y agilidad, no sólo de su fuerza, para dominar a su contrincante. Usando las cuerdas, se lanzan por el aire y detienen a su opositor con maniobras rápidas y llaves complejas.

Este deporte tiene seguidores de todas las edades y se ha generado un mercado de juguetes que le permite a los niños tener a su ídolo en casa y para los no tan niños se ha creado una nueva aplicación de Lucha Libre USA para iPhone y Android que permite a los fanáticos crear y llegar a ser su propio “masked warrior”