Dolores de cabeza para taxistas de Chicago

Alegan que se ven muy afectados por las nuevas dispocisiones que impuso el municipio para proteger a los peatones y pasajeros.
Dolores de cabeza para taxistas de Chicago
Las medidas representan menos gnancias para los taxistas, aseguran.
Foto: EFE

Chicago – Los taxistas en Chicago se oponen a una propuesta de nuevas disposiciones municipales que buscan más seguridad para los peatones y pasajeros, lo que, afirman los conductores, afecta sus ganancias en momentos de crisis económica.

La nuevas disposiciones propuestas, que aún están pendientes de aprobación en el concejo de la ciudad, incluyen monitorear las infracciones de tránsito de los taxistas y sujetarlos a jornadas de 12 horas con la ayuda de la tecnología de GPS.

La ciudad también planea aumentar la renta de los taxis, de $57 al día a $59, y obligarlos a tomar clases de manejo.

Alberto Restrepo, de 54 años, quien lleva diez años conduciendo un taxi en Chicago y anteriormente otros cinco años en Nueva York, dijo que estar sujeto a una jornada de 12 horas afectará a todos los taxistas, unos 11,000 en la ciudad.

“A mí no me parece justo porque con la situación económica actual, si una persona maneja menos de 12 horas diarias es casi imposible hacer el dinero que uno necesita para vivir”, dijo Restrepo, un padre de familia.

“Nosotros, inclusive, para tener un promedio de vida decente haciendo este oficio necesitamos, la mayoría de las veces, catorce horas de trabajo porque desde que la situación económica del país está así, hay muchas personas que ya no toman taxis, por eso es que tenemos que aumentar las horas de trabajo”, afirmó Restrepo.

Las nuevas disposiciones para los taxistas llegan después que el diario Chicago Tribune informara este mes de la muerte de dos peatones causadas por taxistas. Además, el diario señaló como parte de una investigación que a 150 taxistas con múltiples infracciones de tránsito y quejas en su contra se les permitió manejar y seguir trabajando sin revocar su licencia por el Departamento de Asuntos de Negocios y Protección al Consumidor de la ciudad.

Albert Amwo, de 38 años, ha manejado un taxi en la ciudad por cinco años y opina que esta iniciativa limitará sus ingresos. “La jornada de 12 horas no resolverá el problema de mantener las calles mas seguras”, dijo a Efe.

“La economía está muy mala, hoy sales a trabajar en la mañana y manejas en el centro a veces por una hora antes que recoger a un pasajero y si tienes suerte a veces levantas a un pasajero que va hasta el aeropuerto. Y luego en el aeropuerto tienes que estar ahí a veces una hora sin nada. Así que en solo una mañana pierdes como tres a tres horas y media sin pasajeros”, afirmó.

Pero los taxistas señalan que ellos también son víctimas de homicidios en la ciudad y sus suburbios. Desde 1988, unos 52 taxistas han muerto víctimas de robos y homicidios en Chicago y sus suburbios, según el periódico de la industria de los taxis Chicago Dispatcher.

El homicidio más reciente es el del taxista hispano Luis Córdoba, quien fue impactado por una bala durante un tiroteo el sábado por la tarde del 5 de diciembre. Al llegar a las calles 19 y St. Charles, en Maywood, al desatarse la balacera, una bala impacto al taxi de Córdoba y la bala dio al lado izquierdo de la cabeza del taxista.

En otro caso reciente, un joven de 19 años, Darien Lawrence Márquez Connerly, fue acusado de homicidio en la muerte el 15 de mayo de este año del taxista Leodis Blackburn, de 50 años, a quien trató de robar en Evanston, suburbio vecino de Chicago.

Restrepo dijo que ser taxista tiene sus riesgos por los abusos frecuentes a los que son sometidos por los pasajeros ebrios. “He tenido pasajeros ebrios que desde que se montan empiezan a decir odio a los taxistas, odio a los hispanos y rehúsan pagarnos”, dijo Restrepo.

Según las reglas de la ciudad, un taxista no se puede negar llevar a un pasajero a su destino, aunque el conductor sepa que es un lugar de peligro.

“Porque si la persona nos reporta con la ciudad, entonces vamos a tener multas, inclusive, la revocación de nuestra licencia por rechazar el servicio”, finalizó Restrepo.