El primer vino del año

"le Beaujolais est arrivée".
El primer vino del año
Foto: Fotolia

El reloj marca las 23:59 horas del tercer miércoles de noviembre y muchos restaurantes ya tienen en cada una de sus mesas una botella de Beaujolais Nouveau para festejar la llegada del primer vino del año.

Con el tiempo esta tradición de más de 40 años se ha extendido a Rusia, República Checa, Brasil, Estados Unidos y México, donde varios establecimientos organizan cenas y eventos en los que la única constante es el brindis al grito de: “le Beaujolais est arrivée”.

“Cuenta la leyenda que en aquellas épocas en las que no existía Robert Parker (el famoso crítico de vinos) o Wine Spectator (revista especializada), las bodegas de la zona enviaban pruebas de barrica para que sus importadores en el mundo evaluaran la cosecha.

“Fue durante los 60, cuando los distribuidores ingleses de la vinÌcola Joseph Drouhin sugirieron la elaboración de un vino para festejar la nueva cosecha”, cuenta Sophie Avernin, importadora de Grandes Viñedos de Francia, sobre el origen del Beaujolais Nouveau.

Otra versión asegura que antes de la Primera Guerra Mundial se estableció el 11 de noviembre, día de Saint Martin y fin de la vendimia, para celebrar la llegada del vino de la nueva cosecha. Luego se acordó el tercer jueves de noviembre para festejarla.

“En las calle de París te regalan copitas de este vino ligerito y toda la gente celebra. En Japón el festejo es excéntrico, pues se llenan albercas con el vino”, describe Avernin.

Prácticamente todas las bodegas en la región de Beaujolais lo producen. Como es el único vino cosechado y vendido durante el mismo año, ninguna casa vinícola desaprovecha la oportunidad de comercializarlo.

“En Francia es supereconómico y dicen que es para impulsar el consumo de vino; hasta te lo regalan en las calles. En los demás países, como llega por avión, se convierte en un producto caro, de cerca de 300 pesos”, describe.

Vino exprés

Georges Duboeuf, productor de este vino, relata que este 2011 la cosecha de uvas Gamay en la región de Beaujolais -ubicada al norte de Lyon- comenzó el 22 de agosto y concluyó el 15 de septiembre.

La Gamay es una cepa fácil de cultivar y da buena cantidad de frutos, además de que Beaujolais presume el mejor clima en toda la zona vinícola de Borgoña.

El vino se fermenta durante septiembre y octubre y se envasa a principios de noviembre para distribuir más de 50 millones por el mundo. Es fácilmente identificable porque la mayorÌa de las etiquetas son muy adornadas

“Hay Beaujolais Nouveau de diferentes casas y calidades. Hay una leyenda que dice que en los buenos años de cosecha pueden encontrarse aromas a plátano; por lo general encuentras aromas y sabores a chicle de frutas o de plátano, fresa, cereza y violeta.

“Los puristas dicen que una botella debe tomarse a m·s tardar en diciembre del mismo año, muchos importadores decimos que el vino es bebible hasta junio del año siguiente”, menciona Avernin.