Medalla poderosa

René Pérez acepta condecoración de Betances
Medalla poderosa
El cantante del grupo Calle 13, René Pérez, recibió ayer la primera medalla Ramón Emeterio Betances.
Foto: EFE

SAN JUAN, Puerto Rico.- El cantante del grupo Calle 13, René Pérez, describió ayer su reconocimiento con la primera medalla Ramón Emeterio Betances (1827-1898), líder de la insurrección contra el Gobierno español del Grito de Lares, como algo “más poderoso” que los 23 premios Grammy que ha ganado.

“No hay que quitarle mérito a los Grammy [21 latinos y 2 anglos] porque es un reconocimiento de la música y músicos del mundo, pero esto vale mucho. Para mí, es algo muy especial”, señaló el cantante.

La agrupación Calle 13 recibió en San Juan la medalla de parte de la Junta de Directores del Ateneo Puertorriqueño por su contribución “a la integración de Puerto Rico a América Latina a través de sus composiciones musicales”.

El acto de ayer fue simbólico, ya que se llevará a cabo otra ceremonia en España y posteriormente tendrá lugar un acto oficial en el teatro de la Universidad de Puerto Rico.

El intérprete de Latinoamérica dijo que la condecoración le hizo reconocer como una “oportunidad para decirle a Latinoamérica y Europa” que defiende la independencia de Puerto Rico.

“Tenemos que dejarle saber al mundo entero que todos los que estamos aquí no queremos ser parte de los Estados Unidos”, señaló Pérez, en referencia a que Puerto Rico es una colonia del país norteamericano desde la llegada de las tropas estadounidenses en 1898.

Pérez recibió el premio acompañado de su novia, su hermana y también cantante de la agrupación, Ileana Cabra (Peje 13), su madre Flor Joglar y el batería de la banda, Ismael Cancel, entre otros.

Tras el acto, Pérez alzó la bandera puertorriqueña en un asta frente al Ateneo mientras Cabra interpretaba el himno revolucionario de Puerto Rico frente a más de 600 personas.

Entre ellas estuvo el congresista boricua Luis Gutiérrez, quien comparó a Pérez con Roberto Clemente, primer pelotero latino en alcanzar los 3,000 imparables en las Grandes Ligas que murió el 31 de diciembre de 1971 en un accidente de aviación cuando llevaba ayuda a Nicaragua por un terremoto que había ocurrido días antes.

“Calle 13 es la voz de muchos jóvenes puertorriqueños y latinoamericanos. René expresa frustración y rabia con las situaciones sociales de nuestro pueblo. Es una voz de compromiso con la patria”, aseguró Gutiérrez.

El congresista aprovechó la jornada para “conmemorar y celebrar la cultura, tierra y gente” de la isla caribeña, durante un acto en el que se exigió al Gobierno estadounidense la excarcelación del prisionero político puertorriqueño Oscar López Rivera.

El prisionero, de 68 años, fue encarcelado por pertenecer a las Fuerzas Armadas de Liberación Nacional, organización marxista-leninista que durante décadas favoreció la independencia de la isla caribeña de los Estados Unidos.

Betances, nacido el 8 de abril de 1827 en Cabo Rojo, en la costa suroeste de Puerto Rico, y que se doctoró como cirujano en París, sobresalió como científico y oftalmólogo.

Además, tuvo una trayectoria destacada en la literatura, como poeta, novelista y también periodista.

Fue desterrado en varias ocasiones de Puerto Rico por el Gobierno español por sus ideas abolicionistas y sus reclamos de crear una confederación de países antillanos, y de Francia, donde participó en 1848 en la revolución que proclamó la II República.

En Puerto Rico impulsó modernas prácticas para poner freno al cólera, fundó hospitales y sociedades secretas para reclamar libertades, entre ellas, una organización abolicionista clandestina que celebraba como principal actividad la que se conocía como “Aguas de Libertad”.

En ese acto, se compraba la libertad de los hijos de esclavos en el momento en el que eran bautizados en la catedral de Mayagüez.

En 1867, desde su destierro en la isla de Santo Tomás, Betances publica su “Proclama de los Diez Mandamientos de los Hombres Libres” y organiza el fallido intento de derrocar al Gobierno español en Puerto Rico conocido como “El Grito de Lares”, en 1868.

Betances murió en París el 16 de septiembre de 1898, a los 71 años de edad, después de una larga agonía y casi en la miseria.