Un ángel cuida el arco

Sebastián Viera se ha convertido en el ídolo del balompié colombiano
Un ángel cuida el arco
El guardameta uruguayo Sebastián Viera fue pieza clave para que el Atlético Junior conquistara el título del balompié colombiano.
Foto: AP

BARRANQUILLA, Colombia (EFE).- Sebastián Viera, el portero uruguayo de 28 años conocido como el “Ángel del Arco”, brilló por su destacada participación del miércoles pasado en el partido final del Torneo Finalización colombiano que ganó su equipo, el Atlético Junior, y hoy es la principal figura extranjera de la Liga de este país.

El uruguayo se encuentra a la par en el momento más importante de toda su carrera al ganar por primera vez un campeonato nacional.

Viera, que diseña sus propios uniformes con un par de alas con plumas en el dorsal, heredó su pasión por el futbol de su padre, Mario, también guardameta, quien le alentó a dedicarse a este deporte desde que era niño.

Comenzó su carrera muy joven en su ciudad natal, Florida, y no fue hasta el 2004 cuando saltó al futbol profesional, convirtiéndose en portero del Nacional, equipo de Montevideo ganador de la Liga de Uruguay en 43 ocasiones.

Sin embargo, Viera quiso dar un paso más y un año después se trasladó a la liga europea, donde consiguió grandes logros, no sin antes tener que sortear grandes obstáculos.

El Arsenal inglés, dirigido en ese tiempo por el actual entrenador Arsène Wenger, se interesó por él, pero unos días antes de la firma del contrato, el club se negó a aceptar al jugador porque los médicos aseguraban que el quiste que tenía en la cadera desde niño le impediría seguir en el futbol en un futuro próximo.

Esto se vio en el mundo del deporte como una mera excusa, ya que el equipo inglés estaba muy interesado en Viera, sin embargo el uruguayo nunca contó con el beneplácito del técnico francés, quien también argumentó que al portero le faltaban ocho o diez centímetros para cubrir la portería.

El jugador de 1.85 centímetros de estatura no se dio por vencido y ese mismo año, el 2005, firmó con el Villarreal español, que no consideró merma alguna en la malformación de la cadera ni en su estatura.

Es más, se convirtió en el portero con más minutos, 392 en total, con el arco invicto en la historia del conjunto ibérico, superando así a Pepe Reina, guardameta suplente de la selección española y jugador actual del Liverpool, con 389.

Su campaña en España duró cuatro años en los que el Villarreal alcanzó incluso una semifinal de la Liga de Campeones (2005-2006) en la que se enfrentaron, precisamente, con un Arsenal ganador en esa ocasión que no logró superar al Barcelona en la final.

Tras un breve paso por el AE Larisa griego, donde Viera sólo era guardameta suplente, dejó el futbol europeo y se trasladó de nuevo a Latinoamérica para iniciar una etapa de triunfo, pues el miércoles ganó, con su alabado desempeño, el título del futbol colombiano con el Atlético Junior.

La decisión que tomó, según expresó a su llegada al país, se debió a que “quería ser campeón de América con Junior, que está apuntando alto” y añadió que le motiva porque “el club está apostando a ganar la Libertadores”.

“Voy a ganar títulos; no voy a pasear a Colombia”, vaticinó hace un año el exguardameta del Villarreal quien no pudo estar más acertado, pues gracias a que, paró en la tanda de penaltis el lanzamiento del goleador del Once Caldas, Jhon Pajoy, y que el paraguayo Guillermo Beltrán falló el suyo al pegar contra un vertical, ahora es campeón de liga.

“Gracias a Dios ganamos. Teníamos mucha fe en Cristo y se lo debemos todo a él, por eso estoy feliz”, señaló.