Ayón viene por protagonismo

El basquetbolista mexicano vivirá un viejo sueño en Nueva Orleáns
Ayón viene por protagonismo
Ayón (der.) en lucha en un juego del torneo de las Américas.

NUEVA ORLEÁNS, Louisiana.- Al igual que un maratón, es simple hecho de llegar es un logro en sí mismo, pero Gustavo Ayón tiene otras metas en la NBA.

El llamado “Titán”, oriundo de Nayarit, es el tercer mexicano que participa en el mejor basquetbol del mundo.

“Es un sueño hecho realidad”, declaró Ayón con una sonrisa que delataba su algarabía. “Pero ahora que estoy aquí, quiero asentarme en el equipo y ser protagonista”.

Ayón lleva el basquetbol en la sangre puesto que su padre también jugaba, pero no fue hasta los 18 años, cuando llegó a la Universidad Autónoma del Estado de Puebla, que se dio cuenta que podría hacer una diferencia en este deporte.

“Miré a mi alrededor y eran todos más bajos que yo”, recordó Ayón. “En ese instante, miré a mi padre y le dije que me iba a ir bien”.

Un punto válido teniendo en cuenta que México no es país conocido por gente de gran estatura, por lo cual Ayón sobresale con sus 2.05 metros de altura; al igual que lo haría en toda Latinoamérica.

Nacido en la ciudad de Nayarit, a la que cataloga como “un lugar pequeño”, Ayón siempre soñó en grande.

“En ese entonces, recuerdo que nuestra televisión no se veía bien y prácticamente ni podía seguir la NBA”, afirmó el nuevo miembro de los Santos.

“Pero una vez que conocí ese mundo, supe que era allí donde aspiraba estar”, agregó.

Ayón luego decidió probar suerte en los Estados Unidos, pero su estadía allí no duró mucho. De hecho, se volvió al poco tiempo sin ni siquiera jugar al baloncesto en esa universidad.

“Tenía una novia en México en ese entonces”, explicó Ayón. “La relación a larga distancia se hizo muy dura, lo extrañaba demasiado y no tenía la madurez suficiente para sobrellevar ese momento. Por eso decidí volver a México y convertirme en profesional”.

En su país jugó con los Halcones un par de años, pero una vez sintió que no le quedaba más por probar.

“Siempre tuve el hambre por progresar, y si me quedaba en México sentía que mi basquetbol iba a tener un trecho”, analizó el delantero de poder mexicano. “Por eso decidí irme a España”.

El “Titán”, apodo que recibió de un periodista de Xalapa por su labor defensiva en una final, no tardó en hacerse sentir en el viejo continente.

“Allí aprendí mucho de los argentinos y los brasileños en cuánto a la táctica se refiere”, dijo Ayón. “Enseguida sentí que estaba mejorando”.

Por esa razón recibió el premio al Jugador de Mayor Progreso, mismo que recibió el actual base de los Lobos Grises de Minnesota, Ricky Rubio.

Hasta que finalmente dio el gran salto; la NBA llegó tocando su puerta, y Ayón no la desaprovechó.

“El primer contacto fue en abril”, confesó su agente Emilio Durán. “Hubo varios equipos de la NBA que nos contactaron, pero decidimos reunirnos con cinco de ellos”.

Las negociaciones luego se estancaron durante cinco meses debido a la huelga, y todo indicaba que Ayón se quedaría en España, donde también había recibido ofertas de clubes importantes.

Sin embargo apenas se llegó a un acuerdo, los Hornets lo llamaron a las siete de la mañana del siguiente día.

“Siempre mostraron mucho interés, y por eso nos decidimos por los Hornets”, declaró Durán. “Gustavo podría haber ido a San Antonio o con Lakers de Los Ángeles, donde hay muchos hispanos, pero fue aquí donde se sintió más cómodo, y aquí también hay una buena comunidad latina”, subrayó.

?>