Dinastía africana toma más fuerza

Etíope Bekele y keniana Jeptoo hacen el uno-dos en la carrera de San Silvestre
Dinastía africana toma más fuerza
Priscah Jeptoo cruza la meta en una tarde húmeda.
Foto: AP

SAO PAULO, Brasil (EFE).- El etíope Tariku Bekele venció la prueba masculina de la carrera internacional de Sao Silvestre de Sao Paulo, en tanto que la keniana Priscah Jeptoo se impuso en la prueba femenina con un nuevo récord para el recorrido de 15 kilómetros por las calles de la mayor ciudad brasileña.

Los africanos, que coparon ambos podios, fueron los principales protagonistas de la principal prueba atlética de Brasil, que es disputada en el último día del año y que bajo la lluvia y con un recorrido diferente, llegó a su octogésima séptima edición.

Bekele, el hermano menor del plusmarquista mundial y campeón olímpico de los 5.000 y los 10.000 metros Kenenisa Bekele, lideró la prueba en solitario durante gran parte del recorrido y venció la Sao Silveste sin dificultades con un tiempo de 43 minutos y 35 segundos.

El podio lo completaron el keniano Mark Korir, segundo con 43 minutos y 58 segundos, y también keniano Matthew Kisorio, tercero con 44-12.

El keniano Martin Lel, tricampeón de la Maratón de Londres y dos veces vencedor de la de Nueva York, fue cuarto con 44-28, y el marroquí Najin El Qady quinto con 44-32.

El mejor brasileño fue Damiao de Souza, en séptimo lugar, mientras que Marilson dos Santos, el favorito tras haber vencido tres veces la prueba y que esperaba confirmar el título conquistado el año pasado, llegó en octavo lugar.

Bekele, que disputó la Sao Silvestre por primera vez, estuvo próximo de superar el récord de la prueba, que fue impuesto en 1995 por el keniano Paul Tergat (43 minutos y 12 segundos), pero la fuerte lluvia que cayó ayer sobre las calles de Sao Paulo ya casi al final de la tarde se lo impidió por tan solo 23 segundos.

Así como en la prueba femenina, en la que fue impuesto un nuevo récord, en la masculina también se esperaba un nuevo registro histórico debido a que los organizadores modificaron el trayecto este año y le facilitaron la llegada a los 25.000 competidores, un número récord.

Pese a que la prueba mantuvo sus tradicionales 15 kilómetros, la llegada de ayer no fue en la céntrica Avenida Paulista, que exige a los atletas terminar la carrera en una empinada subida, sino en el obelisco del parque Ibirapuera, al que se llega tras un largo descenso.

El triunfo de un etíope y el fracaso de los brasileños mantuvo a Kenia en el liderato de los países que más han vencido la prueba masculina de la Sao Silvestre, con doce victorias.

En segundo lugar se ubica Brasil con once victorias.

En la prueba femenina, Priscah Jeptoo, una keniana de 27 años y sin importantes victorias en su histórico, se impuso con un tiempo de 48 minutos y 48 segundos, muy por debajo del récord de 50 minutos y 19 segundos que había impuesto el año pasado la bicampeona y también keniana Alice Timbilili.

En segundo lugar se ubicó la etíope Wude Ayalew (48 minutos y 52 segundos), con la que Jeptoo se alternó en el liderato desde la mitad del recorrido tras abrir una gran ventaja sobre el pelotón delantero.