Batalla en Iowa

Finalmente empezó la guerra republicana por el “ticket” de las elecciones de 2012. Desde tempranas horas del día martes, la batalla política en Iowa estuvo caracterizada por la incertidumbre. Nadie supo quién iba a tomar la delantera final.

De momento, el candidato preferido de los libertarios, Ron Paul, parecía imponerse en la batalla, pero el conteo de las ánforas en horas de la noche hizo notar que el apoyo de sus bases empezaba a debilitarse.

Después la contienda entre Mitt Romney y Rick Santorum. Al término del conteo, el primero se llevó la victoria por ocho votos; y el segundo se conformó con una victoria moral.

¿Qué significa para el electorado republicano el caucus de Iowa? ¿Cuál es el futuro de Romney y Santorum? ¿Qué posibilidades tienen estos dos candidatos contra el presidente Barack Obama?

Iowa no cambió un ápice el espectro político republicano. Desde el momento que se inició la campaña de las elecciones primarias, Mitt Romney fue considerado el candidato a vencer, a pesar de que las bases de su partido, particularmente los cristianos, pusieron traba tras traba en su camino.

En las elecciones de 2008 calculé que si Romney hubiese sido elegido como candidato republicano, su posición en contra de Obama era la más idónea. También supuse que si Hillary Clinton era elegida, Romney hubiera tenido muchos problemas en derrotarla.

Asimismo, supuse que Obama, a diferencia de Clinton, tendría mejores oportunidades contra McCain. Así sucedió en las elecciones de 2008.

Hoy, el caucus Iowa nos dice algo de lo que podría suceder en el futuro. Empero, las elecciones de New Hampshire, a realizarse el 10 del corriente, nos da un mejor parámetro de lo que ocurrirá en el seno del Partido Republicano.

De acuerdo a las nuevas encuestas producidas por la cadena CNN, Romney se ubica en el primer lugar con 47%. Santorum aparece con menos de 10%, detrás de Paul y Gingrich.

En este sentido, Santorum es sólo otro de los candidatos opositores de Romney. Anteriormente lo fue Michelle Bachman, luego Rick Perry, Hermann Cain, Newt Gingrich y John Paul, sucesivamente. Todos sucumbieron a los ataque de los medios de comunicación y de la campaña de Romney. Es muy probable que el futuro de Santorum tenga el mismo final.

Así, todo indica que Romney se llevará la candidatura de los republicanos. A diferencia de las elecciones de 2008, cuando su posición contra un posible enfrentamiento con Obama era la más propicia, ahora está en el lado vulnerable. El extremismo de su partido y la retórica divisiva de los otros candidatos lo han obligado a tomar una agenda radical.

La posición moderada de Rick Perry y luego de Gingrinch antes del caucus de Iowa, lo inclinó hacia una posición de ultraderecha en torno a la cuestión migratoria. John Paul, por su parte, lo empujó hacia el neoliberalismo salvaje.

Con un radicalismo en su espalda, Romney tiene pocas posibilidades en las elecciones de 2012.