Empresa recurre al mar al no tener visas

Barco albergará a extranjeros sin permisos de trabajo

SUNNYVALE. – Hemos escuchado de compañías tecnológicas que empezaron en un garaje en Silicon Valley. ¿Y en un barco?

Esa es la idea que está considerando un emprendimiento de California que quiere atracar un barco frente a la costa para albergar a emprendedores extranjeros que sueñan con crear el próximo Google pero no pueden obtener visas para trabajar en los EEUU.

Blueseed Co., con sede en Sunnyvale, dice que las reglas actuales de inmigración pueden frustrar emprendimientos prometedores y torpedear la innovación y la creación de empleos.

El objetivo del barco es brindar una solución ofreciendo a los emprendedores extranjeros un lugar para desarrollar sus empresas a solamente un corto viaje en bote hasta el centro de alta tecnología.

“Mucha gente dice ‘Me gustaría ir a Silicon Valley’, pero no tienen forma de hacerlo”, dijo Max Marty, director ejecutivo y cofundador de Blueseed.

A Marty, hijo de inmigrantes cubanos, se le ocurrió la idea del barco después de escuchar a sus compañeros de clase de otros países en la escuela de negocios de la Universidad de Miami lamentarse sobre tener que irse de EEUU después de la graduación.

Los políticos han discutido el tema, pero las medidas para cambiar el sistema se han estancado.

El pasado mes de julio, el presidente Barack Obama dijo en una discusión en Twitter que quería asegurarse de que las personas talentosas que habían estudiado en los EEUU pudieran permanecer allí para crear empleos.

“No queremos pagar para capacitarlos aquí y que luego se vayan a beneficiar a otros países”, dijo Obama.

Un proyecto de ley para tratar la llamada fuga de cerebros fue presentado nuevamente este año por el senador Mark Udall, demócrata-Colo., John Kerry, demócrata-Masa., y Richard Lugar, republicano-Ind. La Ley de visa para emprendedores permitiría a emprendedores inmigrantes y a extranjeros graduados en universidades de EEUU apelar para obtener una visa por dos años “con la condición de que garanticen el financiamiento de un inversor estadounidense calificado y puedan demostrar la capacidad de crear empleos estadounidenses”.