Menos asesinatos de latinos en 2011

Muertes violentas de hispanos fueron el 53.3% del total en el Condado

Dos impactos de bala impidieron que Juan García, de 30 años, celebrara el inicio del 2012. Cinco días antes de concluir el año un sujeto a bordo de una bicicleta le disparó luego de confrontarlo en una calle del vecindario Florence, en el Sur de Los Ángeles.

En la víspera de Navidad, Julio Menjívar, quien trabajaba como asistente de una llantera en otro sector del sur, también fue baleado y muerto. Recién oscureció, un hombre que asaltó el negocio le disparó en múltiples ocasiones. Menjívar, de 40 años, murió poco después en un hospital.

Se trata de los últimos asesinatos en el Condado de Los Ángeles reportados en el 2011 donde las víctimas fueron hispanos. Cifras del Departamento del Sheriff exponen que ha sido el período con menos homicidios de latinos de los últimos siete años, al registrar 105 muertes, 40% menos que en 2005.

Las muertes violentas de hispanos en las áreas patrulladas por el Sheriff – las áreas no incorporadas y algunas municipalidades del condado, pero no la ciudad de Los Ángeles- continúan en descenso, con el 53.3% del total el año pasado, pero aún superan su representación poblacional: son el 47.7% de los habitantes del condado.

Esta desproporción es todavía más alarmante para los negros. Siendo el 8.7% de los residentes, casi el 30% de los asesinados eran afroamericanos en 2011.

Ambos grupos representaron el 82% de los 199 asesinatos reportados en el área el año pasado.

El activista Earl Ofari Hutchinson lo atribuye a que ambas comunidades comparten niveles de pobreza, violencia pandilleril, marginación y un alto índice de desempleo.

“Con todas estas cosas puedes ver el resultado: un número desproporcionado de homicidios”, explicó Hutchinson. “No es inusual, lo hemos visto antes y continuará, pero lo interesante es que, comparado con otros años y aunque todavía luce mal, los asesinatos han descendido”, subrayó.

En 2005, en efecto, se reportaron 433 muertes en las áreas vigiladas por el Sheriff, casi el doble de los asesinatos registrados el año pasado. En ese entonces, las víctimas fueron hispanos y negros en el 61% y el 30% de los casos, respectivamente.

Aunque en menor medida, las heridas por arma de fuego y las pandillas continuaron siendo la causa y el motivo principal en los homicidios que ocurrieron en el Condado de Los Ángeles en 2011. La gran mayoría de las víctimas eran hombres (81% del total) y tenían entre 20 y 29 años de edad (29%).

No se incluye en las estadísticas del Sheriff, sin embargo el consumo de alcohol y drogas pudieron haber provocado muchas de estas fatalidades, afirma Denis Quiñonez, director de la Coalición para una Comunidad Libre de Drogas y Violencia de Boyle Heights.

“Muchas pandillas venden y consumen drogas, y desafortunadamente utilizan a los jóvenes en sus actividades. Por eso la relación entre la violencia, las muertes y el crimen entre los jóvenes”, comentó.

Hutchinson tiene una preocupación en particular: que los 4,200 reos que el estado ha empezado a trasferir de sus cárceles a las de este condado, con el fin de reducir la población de reos, incrementen nuevamente la violencia en LA.

“En muchos casos son prisioneros muy violentos que regresarán a la custodia local. Existe la posibilidad de que sean liberados porque el estado aún está bajo el mandato de reducir su población de reos”, advirtió el activista.