Exenciones migratorias

El anunciado cambio de proceso en el otorgamiento de exención migratoria es un paso positivo hacia la ansiada reunificación familiar. Sin embargo, su alcance está limitado a una sola categoría de inmigrantes y no garantiza el éxito deseado al final del proceso.

La ley actual dice que un individuo que está indocumentado por más de 180 días y menos de un año tiene prohibido ingresar en los próximos tres años a Estados Unidos y el castigo llega a 10 años si permanece más de un año sin papeles.

Ahora será más fácil conseguir una exención o waver de este castigo si se es cónyuge, padre o hijo de un ciudadano estadounidense que sufrirá “dificultades extremas” si ese pariente es expulsado del país. Para acelerar este proceso hay cambios específicos en la manera que el gobierno maneja el trámite para acortar el tiempo de espera.

Debe quedar en claro que el solicitante eventualmente debe salir del país para recibir la visa en el consulado estadounidense. En este caso, el funcionario consular no puede prohibir al solicitante el ingreso a Estados Unidos basándose exclusivamente por su permanencia ilegal si tiene la exención otorgada por el Servicio de Inmigración y Ciudadanía (USCIS). No obstante, sí puede negar la visa si halla otro motivo que haga legalmente inadmisible al solicitante .

Todos los cambios administrativos que ayuden al indocumentado son bienvenidos, especialmente si impide las angustiosas separaciones familiares. Este tipo de acción es la que se ha pedido a la Casa Blanca en reiteradas ocasiones.

Lástima que no es más amplia tanto en la definición de “dificultades extremas”, como en el alcance exclusivo a ciudadanos, sin incluir a los residentes legales, para poder abarcar más beneficiarios. ¡Otro motivo más, entre muchas otras ventajas, para hacerse ciudadano!

Más penoso es que todavía haya legisladores republicanos siempre listos para gritar “¡amnistía¡” a cualquier propuesta razonable de inmigración con tal de sacar provecho político.

Todavía falta emitir las regulaciones federales para implementar el cambio. Esperamos que en ese momento prevalezca la idea de la reunificación, incluso en un término más amplio, en vez de ser más restrictiva en el detalle . Que este sea un cambio en serio y no solo algo cosmético para atraer a un grupo de votantes en un año electoral.