TU TECNOLOGÍA: La tecnología como aliado en tus metas de salud

La salud es importante. Es una lástima que muchos de nosotros solo nos acordemos de ella cuando comienza el año y hacemos resoluciones para bajar de peso y ser más saludables. Por suerte, hoy en día hay un sinnúmero de electrónicos y recursos en el Web que nos pueden ayudar a cumplir nuestras metas a través del transcurso del año.

Antes de comenzar cualquier régimen de ejercicios o dieta, es importante hacerse un chequeo médico. Si visitas el sitio ZocDoc.com, allí puedes encontrar un doctor en tus cercanías de la especialidad que necesites. El proceso es fácil hasta para un principiante y después que tienes la hoja de los resultados, puedes aplicarle un filtro para que muestre solamente los doctores que hablan español.

Las dietas y los sistemas de entrenamiento también están tecnificados.

Es verdad que hay muchas aplicaciones para bajar de peso donde entras la comida que estás consumiendo a diario, como Lose it o Calorie Counter, pero en mi experiencia, eso es algo que haces los dos primeros días y después te aburres.

El gurú en la gerencia de los negocios, Peter Drucker, decía que si quieres tener resultados en algo, tienes que medirlo ya que lo que se mide, mejora. La mejor manera de mantenerte al tanto de tu actividad diaria es a través de un sensor que lleves contigo a todos lados. Puedes escoger un simple podómetro digital que te puede costar menos de diez dólares o puedes utilizar una opción más avanzada como un Fitbit. El Fitbit es un podómetro más sofisticado que no solo cuenta los pasos, sino que también tiene un altímetro para saber si has subido escaleras o haz echo entrenamiento en una inclinación.

Lo que me gusta del Fitbit es que se ha convertido en un sensor interoperable ya que interactúa con otras aplicaciones. Por ejemplo, una aplicación móvil llamada RunKeeper que puedes utilizar desde tu teléfono inteligente para monitorear tu entrenamiento, se integra con el sensor de Fitbit inalámbricamente para tener información más detallada de tu tanda de ejercicios. El RunKeeper, solo, es increíblemente útil ya que se integra con el GPS de tu teléfono para monitorear tu ruta cuando estás entrenando, pero cuando combinas esta funcionalidad con el Fitbit, puedes saber la cantidad de calorías que estás quemando y hasta la calidad de tu sueño, al ponerte el sensor en una manija cuando duermes.

El último paso es monitorear tu peso y para eso puedes utilizar una pesa tradicional por alrededor de $40 dólares o puedes considerar la versión de alta tecnología de Withings. Esta última, es una pesa que se conecta al Internet usando tu conexión de Wi-Fi y no solo mide tu masa corporal y cantidad de grasa, sino que tiene una interface Web donde puedes ver gráficas de tu progreso y hasta twittear tu peso y progreso para que el mundo se entere.

Al final, la tecnología es una buena ayuda pero no es substituto de cerrar la boca, decir que no y persistir con los ejercicios.