Ambulantes reubicados

Ciudad pone a prueba un mercado organizado para los vendedores del Parque MacArthur y Westlake

Ambulantes reubicados
Tener un puesto en el ArtGricultural Open Air Market de Westlake no cuesta nada, como tampoco los permisos para vender mercancía nueva.
Foto: Ciro Cesar / La Opinión

Hace un mes y una semana que fue inaugurado el ArtGricultural Open Air Market en la calle Little del sector Westlake de Los Ángeles. Sin embargo, la actividad y las ventas hacen alusión al mismo nombre de la calle: pequeñas.

“No me ha ido ni bien ni mal” es el sentir generalizado de los que algún día fueron ambulantes del Parque MacArthur.

“Ayer no vendí nada”, dijo ayer Dolores Rivera, propietaria de un puesto de ropa y zapatos del nuevo mercado.

Ubicado entre Wilshire Boulevard y la Calle Séptima, a siete cuadras al este del Parque MacArthur, ArtGricultural ofrece diferentes productos, alimentos y frutas de las 10:00 a.m. a las 6:00 p.m., sábados y domingos.

El proyecto, según su coordinador Jorge Pérez, se originó en las oficinas del alcalde Antonio Villaraigosa y fue acogido por el concejal Ed Reyes, que representa el área. “Comenzó en diciembre de 2011 y estará a prueba hasta abril de 2012, tentativamente”, indicó Tony Pérez, vocero de Reyes.

Este mercado se planteó como una fusión entre los “tianguis” en Latinoamérica y los Farmers’ Markets de Estados Unidos con un toque de educación y cultura.

Esto último, explicó Jorge Pérez, se refiere a que ArtGricultural, además, ofrecerá talleres y conferencias de temas de interés comunitario, como derechos y obligaciones de los inquilinos, nutrición, salud, cocina, etcétera.

Para los vendedores dentro de la calle Little, estar ahí por lo menos significa vivir en paz.

A Ofelia Ruíz, vendedora ambulante desde hace 25 años, la policía llegó a confiscarle su mercancía en al menos diez ocasiones cuando vendía en las calles, un promedio de 600 dólares por vez.

La última infracción que obtuvo Ruíz por vender calcetines infantiles en las calles le costó 800 dólares de multa, 120 horas de trabajo comunitario, dos años de libertad condicional y dos días en prisión.

“Yo no soy una delincuente”, concluyó Ruíz. “Estoy [en ArtGricultural] porque no quiero huír más ni pagar multas”.

Para el capitán Rigoberto Romero, vocero del Departamento de Policía de Los Ángeles, el comercio ambulante vuelve intransitables las aceras y deja un saldo de basura y desperdicios que dañan la imagen de la zona. Además representa una competencia desleal para los comerciantes establecidos y provoca el abuso de las pandillas, quienes cobran a los vendedores por protección y uso del territorio.

“Sabemos que la gente trabaja para sobrevivir, que tienen la costumbre del ambulantaje, pero como la ley aquí no lo permite, buscamos una solución”, dijo Romero.

Según Carlos Ardón, también organizador de ArtGricultural, todos aquellos conflictos se solucionan con este proyecto.

No todos los vendedores ambulantes de la zona están de acuerdo. Para David Haro, quien recientemente desplegaba sobre la calle Alvarado docenas de pollitos de cuerda en colores vivos sobre cajas de cartón, la idea de vender en ArtGricultural está fuera de consideración.

“Nos quieren meter a un corral en donde no vamos a poder vender nada”, dijo Haro, quien aseguró que genera 30 dólares diarios en promedio en ventas, y que colocarse en el “corral” le costaría 20 dólares en cuotas diarias. “Sería trabajar para pagarle al gobierno, prefiero estar en la calle”, aseveró el comerciante.

Ardón desmintió esa aseveración. “Tener un puesto en ArtGricultural no cuesta nada”, aseguró. No obstante, los permisos para vender artículos usados, mercancía proliferante en la zona, pueden alcanzan los 500 dólares, mientras que los permisos para vender mercancía nueva son sin costo.

Existen en ArtGricultural 60 lugares de 10 por 10 pies cuadrados, que potencialmente se dividirán por mitad para crear 120 lugares. De momento, menos de la mitad están ocupados.

El vendedor que desee formar parte de ArtGricultural, debe llenar su solicitud los jueves por la tarde en el departamento de policía o acudir a ArtGricultural en la calle Little y el Boulevard Wilshire en los horarios antes mencionados.