Piden arrestar a funcionario

El Ministerio Interior iraquí pide a Kurdistán que entregue al vicepresidente

BAGDAD, Irak (EFE).- El Ministerio del Interior iraquí pidió ayer a la región autónoma del Kurdistán que entregue a Bagdad al vicepresidente suní Tarek al Hashemi y a catorce de sus asesores, sobre los que pesa una orden de arresto por su supuesta vinculación con el terrorismo.

Según un comunicado, este ministerio reclamó a su departamento del Kurdistán que respete la Justicia iraquí y ponga al vicepresidente a disposición de las autoridades de Bagdad, de acuerdo con la ley de lucha contra el terrorismo.

Por su parte, un portavoz de Justicia del Kurdistán, Dadiar Hamid Suleiman, confirmó ayer en una rueda de prensa que han recibido la orden de arresto contra Al Hashemi de la Justicia Suprema iraquí y que la van a estudiar más tarde debido a la sensibilidad del asunto.

La orden, que fue emitida el pasado 19 de diciembre, ha motivado una grave crisis política, poco después de que las tropas de EEUU desplegadas en Irak se retiraran por completo del país.

Días más tarde, el vicepresidente suní defendió su inocencia desde el Kurdistán y se mostró dispuesto a comparecer ante la Justicia, a lo que el primer ministro, Nuri al Maliki, respondió con una petición a las autoridades kurdo-iraquíes para que lo entregasen.

Tras la orden de la detención, el bloque político de Al Hashemi, Al Iraqiya, decidió boicotear las reuniones del gobierno de unidad nacional, donde tiene ocho ministros, después de haberse retirado previamente del Parlamento.

Esta crisis entre la comunidad chií y suní de Irak se ha visto agravada por una serie de atentados contra los chiíes, uno de los cuales causó el pasado jueves al menos 59 muertos.