Todo en su lugar

Todo en su lugar
Foto: Agencia Reforma

Pan, cajas de galletas y leche en polvo: son muchos los productos comestibles que se almacenan en una alacena, por lo que es fundamental mantenerla organizada y aprovechar cada rincón.

“Antes la alacena se encontraba independiente de la cocina, pero ahora forma parte del mismo espacio, razón por la que es importante tener los alimentos a la mano.

“Este tipo de mobiliario cuenta con entrepaños divisorios de madera o con acabados laminados, que permiten ordenar los frascos de conservas y empaques con granos de arroz y frijol”, explicó el arquitecto Edgar Angeles, representante de la firma Piacere.

Para acomodar las latas de atún o frutas en almíbar, aseguró el especialista, un criterio que puede tomarse en cuenta es la fecha de caducidad. Así, las primeras que podrían echarse a perder deben estar al frente, mientras que las que tienen más tiempo de expiración se distribuyen al fondo.

De igual forma, es conveniente que los víveres que se consumen en mayor proporción estén hasta adelante. Esto permite identificarlos y utilizarlos rápidamente.

“Los productos deben ubicarse en la alacena de acuerdo a su peso y tamaño. Los refrescos y botellas de agua de litro y medio, que regularmente son altos, las podemos dejar en la parte de abajo. En un nivel intermedio pueden ubicarse los más frágiles, como los frascos de mayonesa, y hasta arriba se colocan las cajas de cereal, que, si se llegan a caer, no lastiman a nadie”, subrayó.