No les agrada, pero los conservadores están con Romney

Las elecciones en Carolina del Sur podrían ser la última oportunidad para sus contrincantes de frenarlo.

No les agrada, pero los conservadores están con Romney
Foto: AP

GREER, Carolina del Sur, EE.UU. (AP) — Los líderes conservadores han salido en defensa del favorito por la candidatura presidencial republicana, Mitt Romney, ante los ataques contra su trayectoria empresarial, aunque siguen buscando a un candidato más de su agrado en medio de la percepción cada vez mayor de que su nominación podría ser casi segura.

Romney marcha con paso firme en Carolina del Sur, un estado en el que, no obstante, persiste la incertidumbre hacia él en antelación a los comicios primarios locales del 21 de enero, que se considera serán determinantes.

Romney ganó las dos primarias iniciales, en Iowa y Nueva Hampshire, en tanto que las de Carolina del Sur podrían ser la última oportunidad para sus contrincantes de frenarle el impulso que ha adquirido e impedirle que sea el candidato presidencial republicano.

A pesar de que son renuentes a aceptar a Romney como el aspirante republicano, algunos conservadores lo defienden de las acusaciones de “buitre” capitalista que le han hecho Newt Gingrich y Rick Perry, cuyos esfuerzos por frenarlo tienen respaldo entre la ultraderecha.

Los conservadores han solicitado a Gingrich y Perry que bajen el tono de sus críticas de Romney cuando estuvo al frente de la sociedad de capital de riesgo Bain Capital, ante los temores de que los ataques que lo describen como un exterminador de empleos socave la identidad empresarial del partido y perjudiquen sus posibilidades de arrebatar la Casa Blanca al presidente Barack Obama.

Algunos conservadores ven con recelo a Romney debido a las posturas cambiantes de éste sobre el aborto y otros temas, y debido a que impulsó, cuando fue gobernador de Massachusetts, un plan de reforma sanitaria similar al de Obama y que disgustó ampliamente a los republicanos.

Otro factor que complica la contienda republicana, en la que predominan los conservadores cristianos, es que Romney practica la fe mormona, a la que algunos no consideran una denominación cristiana.

Cuando falta poco más de una semana para las elecciones primarias de Carolina del Sur, las primeras en el sur, hay indicios de que los conservadores tienen dificultades en su objetivo de encontrar lo que algunos llamarían un contrincante de su gusto “contrario a Romney”.

En su búsqueda de un rival creíble los conservadores no parecen más organizados que antes de que el ex senador Rick Santorum les diera motivos para el optimismo cuando obtuvo el segundo lugar en Iowa a apenas ocho votos de Romney.

Más de 100 líderes conservadores, muchos de ellos evangélicos, tienen previsto reunirse este fin de semana en el rancho en Texas de un ex juez de la corte estatal de apelaciones para considerar sus opciones, si es que las tienen. Los delegados de los candidatos están invitados a hacer presentaciones y contestar preguntas.