Años de pura resistencia

Años de pura resistencia
Ruperto Segura.
Foto: Gardenia Mendoza / La Opinión

BARROTERÁN, México.- Durante 41 años, Ruperto no ha visto el sol más que durante los fines de semana, o en esos días de verano cuando se oscurece ya entrada la noche. “Soy un minero de carbón y nuestros días son abajo”, describe.

Hoy es un supervisor de mantenimiento en una de las minas de Altos Hornos de México (Ahmsa), pero empezó de cero a los 18 años, jalando los coches de transporte del mineral en Minera La Florida de Musquiz, Carbonífera de Sabinas, de Santa Bárbara y con otros contratistas independientes.

“Así saqué adelante a mis hijos”, dice orgulloso, consciente de su ascenso en medio de penurias, donde aprendió a “administrar la pobreza” para formar a cuatro profesionistas: una secretaria bilingüe, un técnico electricista y un ingeniero mecánico.

Doña Teresa González, recuerda que en los primeros años de estudio del ingeniero, éste necesitaba un libro. “Yo le dije que no podía si el hermano menor necesitaba zapatos y entonces el chiquito respondió, no importa, cómprele el libro”.

Solidaridad ha sido la clave de esta familia que hoy tiene una pequeña casa ordenada y limpia donde Teresa cocina pasteles y pastas cuando su marido se sumerge entre el carbón a supervisar el trabajo de los mineros.

“Soy feliz porque no maltrato a la gente porque cuando nos vemos fuera de la mina hablo con ellos de frente”, dice.