No dejes que el invierno destruya tu piel

A medida que nos adentramos en el invierno y el clima se torna mas frío, seco y ventoso, la piel necesita ayuda adicional para protegerse del ambiente.
No dejes que el invierno destruya tu piel
Foto: thinkstock

Nueva York – A medida que nos adentramos en el invierno y el clima se torna mas frío, seco y ventoso, la piel necesita ayuda adicional para protegerse del ambiente.

Los cambios abruptos en el clima hacen que tengamos que cambiar o adaptar nuestra rutina para el cuidado de la piel. El que tengamos un clima muy frío afuera y muy seco en los hogares a causa de la calefacción, hace que necesitemos un cuidado especial para la piel en esta época. Estos cambios pueden causar descamación, irritación e inflamación de la piel provocando picor.

A continuación les ofrezco unos consejos para mantener una piel saludable durante esta época del año:

Evite los jabones fuertes que remueven la capa protectora de la piel. Utilice jabones suaves o limpiadores que no contengan jabón y así no removerá los aceites esenciales que contiene una piel sana.

Aplique una crema humectante o emoliente imediatamente luego de secarse con una toalla al salir del baño. Durante el invierno conviene que se aplique una crema gruesa, tipo aceitosa para que así se retenga la humedad en la piel. Al momento de escoger una crema para la cara debe elegir una que sea no comedogénica, o sea, que no cause que se tapen los poros de la piel y se produzca el acné.

Evite utilizar limpiadores a base de alcohol y astringentes, ya que estos afectan la barrera natural de la piel poniéndola más a riesgo de resequedad.

Los labios son extremadamente suceptibles al frío, al viento y al sol. Utilice bálsamo para los labios frequentemente. Es preferible que éste contenga algun tipo de protector solar.

Las manos tienen una piel muy fina que carece de muchas glándulas sebaceas y por lo tanto, tambien son muy suceptibles al frío y a la resequedad. Siempre debe de aplicarse crema de manos luego de lavárselas y utilice guantes para protegerlas del frío. Así evitará que se le agriete la piel, especialmente la de los dedos.

No se olvide de utilizar bloqueador o protector solar con un SPF de 30 o más y que proteja en contra de los rayos ultravioletas tipo A y B (UVA y UVB). Aunque las horas de sol durante el invierno son menores, la radiación solar sigue causando el mismo daño que durante el verano. Además, la nieve tiene un efecto de reflección solar que aumenta el daño al que nos exponemos. Para aquellos que disfruten de los deportes invernales, es de extrema importancia que se reapliquen bloqueador solar cada dos horas en todas las áreas expuestas, incluyendo los labios.

Evite ir a las camas bronceadoras. Estas han sido vinculadas a un aumento en el riesgo a padecer cáncer de piel y por lo tanto son catalogadas como carcinogénicas.

Durante el invierno se empeoran varias condiciones de la piel, como el eczema, la dermatitis atópica, el acné y la psoriasis. Consulte con su dermatólogo si usted padece de alguna de éstas para que así tenga a la mano los medicamentos necesarios para combatirlas.

Si está a la interperie o está en condiciones ventosas, tenga cuidado con el congelamiento. Use varias capas de ropa y cambiese la ropa mojada tan pronto como pueda. Recuerde proteger los dedos y las orejas ya que estos son más suceptibles al congelamiento.

Utilice humidificador en su hogar y su trabajo. Esto protegerá su piel de la resequedad.

Evite los baños muy calientes y prolongados. El agua muy caliente o la exposición por largo tiempo a ella, daña la barrera natural que posee la piel haciéndola más suceptible a la pérdida de humedad y por lo tanto causa resequedad.

Por último, el invierno es una excelente época para visitar a su dermatólogo y establecer un programa de tratamientos para el rejuvenecimiento de la piel que no son recomendados durante el verano como por ejemplo, algunos lasers y las exfoliaciones químicas (“peels”) más profundas.

Omar Torres es dermatólogo en la ciudad de Nueva York.