Invierte en un negocio, pero con precauciones

¿Deseas ser tu propio jefe? Una franquicia o la oportunidad de comprar un negocio puede parecerte atractiva
Invierte en un negocio, pero con precauciones
Hay que revisar con cuidado los documentos de la franquicia a comprar.
Foto: Archivo / La Opinión

Si estás interesado en comprar una franquicia para iniciar un negocio bajo el nombre de una compañía ya establecida, de acuerdo con la Comisión Federal de Comercio (FTC) el vendedor debe entregarte un documento detallando los datos del negocio al menos con 10 días hábiles antes de que pagues cualquier suma de dinero o de que te comprometas legalmente con una compra. Luego de eso:

– Estudia cuidadosamente ese documento y entrevista personalmente a los propietarios actuales. Visitarlos puede ayudarte a identificar a quienes actúan como personas pagadas para dar referencias o informes favorables.

– No confíes en una lista de referencias seleccionadas por la compañía porque la misma puede contener “cómplices”. Consulta a los propietarios y operadores del negocio si la información incluida en el documento de datos del negocio concuerda con su experiencia con la compañía.

– Las compañías que hagan declaraciones sobre los ingresos deben proporcionarte, por escrito, la base sobre la cual fundan su aseveración. Sospecha de toda aquella que no te demuestre por escrito la fórmula para la base de cálculo de sus afirmaciones.

El manual Franchise Opportunities Handbook, publicado anualmente por el Departamento de Comercio de Estados Unidos describe más de 1,400 compañías que ofrecen franquicias. Contacta aquellas en las que estás interesado. Solicítales los documentos de revelación que contienen los datos informativos y compara sus ofertas.

– Escucha cuidadosamente la presentación de venta y anda con precaución. Por ejemplo, si estás siendo presionado para firmar inmediatamente “debido a que los precios subirán mañana” o “porque otro comprador desea cerrar el trato”, tómate tu tiempo. Un vendedor que tiene una buena oferta para ti, no utiliza tácticas de venta de alta presión. Bajo la regulación de la FTC, el vendedor debe esperar al menos diez días hábiles luego de haberte entregado la documentación obligatoria, para aceptar tu dinero o la firma del contrato. Además:

– Sé precavido si el vendedor dice que el trabajo es muy fácil. La idea de ganar “dinero fácil” puede parecerte atractiva, pero generalmente el éxito requiere de mucho esfuerzo.

– Obtén las promesas del vendedor por escrito. Cualquier promesa hecha verbalmente por un vendedor debe estar escrita en el contrato que firmas. Si el vendedor te dice algo, pero luego esto no se menciona en el contrato o aparece escrito en firma diferente, lo que tendrá valor es lo que está escrito. Si el vendedor se resiste o pone obstáculos para poner las promesas por escrito, considera hacer el negocio con otra firma.

– Busca asesoría profesional. Consulta a un abogado, contador o asesor de negocios y pídele que revise el documento de datos del negocio y el contrato propuesto. El tiempo y el dinero que gastes en la asistencia profesional e investigación como llamadas telefónicas a los propietarios actuales pueden salvarte de una mala inversión.

¿Tu hijo al volante? Asegúralo bien

Más tarde o más temprano, a todos nos tocó la hora de pedir a nuestros padres el auto de la casa. Y tu hijo no será la excepción. Así que será mejor que estés preparado para cuando llegue el momento… y para lo que te va costar. Y para eso nada mejor que asegurarlo de forma adecuada. He aquí algunos consejos para que el seguro no te cueste demasiado:

1. Pregunta al agente si tienen descuentos para adolescentes. Casi todas las aseguradoras ofrecen precios especiales para escolares con un promedio de notas igual o superior a B. Algunas otras dan descuentos a los que hayan completado el curso de educación del conductor.

2. Reduce gastos. Una forma de hacerlo es agrupando los seguros de auto y vivienda bajo una misma compañía. Otra es evitando multas y accidentes, con lo cual podría sostener hasta un 20% de rebaja en el precio de las pólizas.

3. Escoge un automóvil “ahorrativo”, pues no todos cuestan lo mismo en cuanto pólizas. Un auto considerado seguro es algo que las aseguradoras toman muy en cuenta al fijar sus tarifas. Por eso, darle el carro más antiguo de la casa a tu hijo no es siempre una buena idea. Por lo general, un vehículo viejo es mucho menos seguro que uno nuevo. Si a eso añades los cargos que reciben los adolescentes al empezar a manejar, la cuenta podría dejarte que sin aliento.

4. Revisa bien todo el mercado. Pregunta y compara pólizas. Algunas compañías no quieren asegurar a adolescentes y tratarán de desanimarte subiendo los precios. De modo que nunca te quedes con la primera opción.

5. Otra forma de ahorrar dinero es incluir a tu hijo en tu póliza como conductor ocasional, en lugar de darle una por separado. Además, las aseguradoras premian el hecho de agrupar todos los seguros bajo una misma compañía. Un sitio web como http://www.insure.com es una buena herramienta para evaluar tarifas.