Comando que mató a Bin Laden rescata rehenes

Recuperó a un estadounidense y un dinamarqués que permanecían cautivos en Somalia.

MOGADISCIO, Somalia (AP) — El mismo comando de fuerzas especiales de la Armada estadounidense que mató a Osama bin Laden se lanzó en paracaídas durante la noche sobre un campamento de Somalia donde una estadounidense y un dinamarqués estaban cautivos y en minutos, nueve secuestradores estaban muertos y ambos rehenes habían sido liberados.

El presidente Barack Obama autorizó la misión del Equipo Seis del comando SEAL dos días antes. Minutos después de pronunciar su mensaje anual a la nación ante el Congreso, Obama habló por teléfono con el padre de la secuestrada para informarle que su hija estaba a salvo.

El Consejo Dinamarqués para Refugiados confirmó que sus dos trabajadores, la estadounidense Jessica Buchanan y el dinamarqués Poul Hagen Thisted, estaban “camino de reunirse con sus familias”.

Buchanan, de 32 años y Thisted, de 60, trabajaban con una unidad de desminado del Consejo cuando pistoleros armados los secuestraron en octubre.

Los comandos llegaron rápidamente y tomaron por sorpresa a los guardias que estaban durmiendo después de haber mascado la hoja narcótica qat durante buena parte de la tarde, dijo por teléfono a The Associated Press un pirata que dijo llamarse Bile Hussein.

Agregó que no estaba presente en el lugar, pero que había hablado con otros que estuvieron y le dijeron que nueve piratas habían muerto y a otros tres “se los llevaron”.

Un funcionario estadounidense confirmó versiones de prensa de que los SEAL bajaron en paracaídas en el lugar. Agregó que la misión fue realizada por el mismo comando que mató al líder de al-Qaida, bin Laden, en Pakistán en mayo. Esta incursión ocurrió cerca del pueblo somalí de Adado.

Los datos de inteligencia indicaron la semana pasada que la salud de Buchanan se estaba “deteriorando rápidamente”, de modo que Obama encomendó a su equipo desarrollar un plan de rescate, según un alto funcionario del gobierno que no estaba autorizado a hablar públicamente.

“Como comandante en jefe, no podría estar más orgulloso por los efectivos que llevaron a cabo esta misión y los profesionales dedicados que apoyaron sus esfuerzos”, dijo Obama en una declaración difundida por la Casa Blanca.

“Estados Unidos no tolerará el secuestro de nuestra gente y no escatimará esfuerzo para garantizar la seguridad de nuestros ciudadanos y de llevar a sus captores ante la justicia”, agregó.

Un funcionario occidental dijo que los comandos y los liberados fueron trasladados en helicóptero a una base militar estadounidense en la nación africana de Yibuti, llamada Campamento Lemonnier. Ambos hablaron con la condición del anonimato debido a que la información no había sido difundida públicamente.