Demián Bichir quiere reforma

El actor nominado al Oscar desea que Obama vea 'A Better Life' para tomar decisiones políticas
Demián Bichir quiere reforma
Demián Bichir en la rueda de prensa del miércoles en el DF donde habló de su candidatura al Oscar por 'A Better Life'.
Foto: AP

MÉXICO, D.F. (EFE).- El actor mexicano Demián Bichir confía en que el ruido mediático causado por su nominación al Mejor Actor en los Oscar por su papel de un inmigrante indocumentado en Estados Unidos en A Better Life haga que el presidente Barack Obama vea la cinta y adelante en su agenda la reforma migratoria.

“Ojalá que con este lío, Obama, en un par de horas de descanso, vea la película y también se conmueva y le haga cambiar su agenda y poner ese tema unos escalones más arriba para ser atendido por fin”, dijo eufórico por su nominación en una rueda de prensa.

En la madrugada del martes se conoció que el mexicano, de 48 años, competirá por el premio al Mejor Actor en la 84 edición de los Oscar, que se celebrará el próximo 26 de febrero en el Teatro Kodak, gracias a su papel de un inmigrante indocumentado en la película A Better Life.

Competirá con George Clooney, por The Descendants, Brad Pitt, por Moneyball, Gary Oldman, por Tinker Taylor Soldier Spy, y Jean Dujardin por The Artist.

Pese a la alegría que desprende el mexicano, el actor aseguró que la nominación no es lo más importante, sino el hecho de que más gente vaya a ver la película por el tema que trata, por lo importante que es para los 11 millones de trabajadores indocumentados que hay en Estados Unidos.

Bichir recordó que Obama no ha cumplido sus promesas electorales sobre reforma migratoria en estos cuatro años pero dijo que su victoria en las próximas elecciones sería la única posibilidad que tendría ese proyecto para salir adelante, ya que los republicanos la frenarían.

Aunque, en su opinión, sería “una utopía” pensar que la película va a resolver los problemas, “existen posibilidades importantes de que la gente que toma decisiones en Estados Unidos se sensibilice”, dijo.

Confía así en el poder del cine para cambiar las cosas, como la mentalidad de los estadounidenses, que “no tienen cierta información y no están dispuestos a buscarla y la película puede ayudarles”.

“Los inmigrantes son hombres, mujeres y niños con los que hablo todos los días y que están en todas partes, aunque la mayoría son invisibles; sólo sus paisanos nos damos cuenta de que existen”, aseguró.

“Esta es una lucha social más en la historia de Estados Unidos que va a ser ganada porque no es una comunidad de pandilleros ni asesinos, sino gente que trabaja constante y arduamente para hacerle la vida mejor y más fácil a todos los que vivimos por allá”, añadió.

El nombre Bichir ha sido una de las sorpresas en las nominaciones y él mismo es consciente de que no muchos lo conocen y probablemente algunos de sus rivales, como Pitt y Clooney, estarán preguntándose quién es.

“Seguro que Brad Pitt está en la terraza de su finca en Italia diciéndole a Angelina Jolie: ‘¿quién es este tipo?’ o George Clooney preguntándoselo a su novia italiana”, bromeó el actor.

Pese a que no se considera a sí mismo favorito, Bichir aseguró que acudirá a la gala básicamente a divertirse.

“Ya es un enorme honor pertenecer a esa lista de cinco nombres y me coloca en una posición en la que más gente sabrá de mí y tendré acceso a más proyectos y a gente con la que yo siempre he querido trabajar”, apuntó el actor.

Pese a su poca confianza, Bichir recordó los casos de actrices como Hillary Swank, que contra todo pronóstico ganó en 1999 el premio como mejor actriz por la película Boys Don’t Cry.

“La industria está formada de este tipo de historias. Creo que les caigo mejor yo que alguien que ya estaba preestablecido”, apuntó el actor mexicano, que también cuenta con una nominación a los premios del Sindicato de Actores (SAG), que se entregan este domingo y donde compite con Leonardo DiCaprio por J. Edgar, y, también, George Clooney, Brad Pitt y Jean Dujardin, y otra para los Independent Spirit Awards, que tendrán lugar el 25 de febrero.