Descubra el paraíso de la bohemia limeña

Barranco, en Lima, Perú, además de ostentar una singular belleza arquitectónica es cuna de artistas, escritores y compositores del ayer y de hoy.
Descubra el paraíso de la bohemia limeña
El Puente de los suspiros el sitio más romántico de Barranco.
Foto: Belhú Sanabria / La Raza

LIMA, Perú — Viernes, 11 de la noche. Las discotecas del distrito de Barranco, en Lima, Perú, comienzan a colmarse en su conocido bulevar. Hombres y mujeres de todos los distritos capitalinos y turistas de todo el mundo vienen hasta este lugar para disfrutar de la música, tomarse unas chelas y pasarla bien.

Pero la diversión no sólo está en las discotecas, sino también en las peñas de música criolla y en los restaurantes de comida peruana, en donde se preparan los populares anticuchos y picarones. Y en la madrugada los negocios que tienen mayor demanda son los que venden el pollito a la brasa y el caldo de gallina, platillo muy solicitado para contrarrestar la resaca.

Nunca faltan los arriesgados que pernoctan en las calles o en los hoteles de turistas mochileros esperando que amanezca. Ellos buscan ser los primeros en llegar al balneario barranquino, ya que en verano sus cuatro playas —Barranquito, Los Yuyos, Las Sombrillas y Los Pavos— de seguro son un lleno total.

A eso de las nueve de la mañana del sábado las playas comienzan a llenarse y la gente que camina hacia el balneario transita por el sitio más emblemático de Barranco: el Puente de los suspiros. Éste es el lugar predilecto de los enamorados y ha sido la musa inspiradora de escritores y compositores del ayer y de hoy.

Cerca del Puente de los suspiros se encuentra la casa de la compositora peruana Chabuca Granda y las de los artistas Víctor Delfín y Fernando de Szyszlo, además de la mansión de los Miró Quesada, dueños de El Comercio, principal diario peruano.

Y por el malecón de Barranco también se ubica la casa del escritor Mario Vargas Llosa y la del cineasta Francisco Lombardi, quien recibió el premio Gloria en el Festival de Cine Latino de Chicago en el 2010 en reconocimiento a su destacada trayectoria.

Por su espléndida vista al mar, el mirador de Barranco es otro de los sitios preferidos de los citadinos.

En una de las bancas del mirador, encontramos a Palmira Vásquez, de 86 años. Ella vive en El Agustino, distrito que está a una hora de distancia del distrito de Barranco. “La primera vez que vine me trajo el club de la tercera edad al cual pertenezco, y como me gusta este barrio trato de venir cada verano”, comentó.

Pablo Vélez es un jubilado barranquino que se dedica a elaborar artesanías desde hace ocho años. A él le encanta trabajar en el mirador porque “aquí se respira a mar, me encanta esta vista panorámica, y prefiero la luz natural para confeccionar mis trabajos”, dijo a La Raza el artesano.

Los turistas comienzan a llegar al medio día y se quedan hasta las seis de la tarde, pasada esa hora se convierte en el rincón de los enamorados. Este es un barrio bohemio y cultural a donde los visitantes les gusta venir a pasear y a comprar artesanías. Y mientras eso suceda, a Dios gracias nunca nos faltará trabajo”, destacó Vélez.

Barranco fue fundado el 26 de octubre de 1874 y abarca sólo 3.33 kilómetros cuadrados. Y aunque es el distrito más pequeño que tiene Lima metropolitana posee una riqueza cultural de larga data. El más reciente de sus reconocimientos lo obtuvo en abril pasado al ganar el concurso ‘Modela Tu Ciudad’ de Google por la presentación de un video en tercera dimensión sobre la arquitectura del distrito, el cual recibió más de 46,000 votos en línea. En ese concurso participaron 500 ciudades del mundo.