Envían cartas a favor de Mildred Fernández

Envían cartas a favor de Mildred Fernández
Mildred Fernández.
Foto: Archivo

Orlando – La amiga que nunca falta en un bautizo o en la cena de Acción de Gracias, la que pinta calabazas, la “Nani” que comparte con sus cinco nietos en la alberca, la mujer que crió a un pequeño de 8 años como si fuera su hijo propio cuando el cáncer apagó la vida de su madre.

La que pronto será abuela por sexta vez.

Una trabajadora que alcanzó la cima del éxito en IBM, una empresa dominada por hombres, logrando que sus hijos se graduaran de ingenieros y otras profesiones, aún con el reto de ser madre soltera.

La activista comunitaria que abogó por los menos afortunados, por las víctimas de violencia doméstica y los enfermos.

La aspirante a una carrera política que iba rápidamente en ascenso pero que habría sido arrestada el día que su hija cumplía 34 años de edad en el 2010 por cargos de corrupción pública, según se desprende del pliego acusatorio de la ex comisionada por el Distrito 3, Mildred Fernández.

“Su arresto puedo decir ha sido devastador para mí pues ocurrió el día de mi cumpleaños, y semanas después del nacimiento de mi segundo hija (o)”, escribió su hija, Marielle Ascencio, al juez Jeffrey Arnold, pidiendo clemencia para su progenitora. “Pero solamente podía pensar como ella lo estaría tomando, una mujer que nunca había tropezado con la ley. Devastador”.

Así describen la cara privada de Fernández, de 66 años, amigos, familiares, ex compañeros de trabajo, su antigua asistente Sylvia Bird y simpatizantes, en decenas de cartas enviadas a la Corte del Noveno Circuito de Orange y Osceola, para evitar que sea sentenciada a un término de 22 meses de cárcel el próximo 9 de febrero.

Residentes del Distrito 3, el cual Fernández representó por seis años le adjudican en parte el éxito de los Centros de Recreación Magic,los eventos comunitarios de regreso a clase, Back to Health y los festivales de chiringas. En la carta aparecen firmas de estudiantes de Valencia College, estilistas, técnicas de uñas y dueños de pequeños negocios.

Su hijo menor, Lester Torres, escribe al magistrado que su madre ha pagado una sentencia peor que la cárcel: humillación pública y el haber sido expuesta en las noticias como una criminal.

“Las heridas y cicatrices que voy a cargar por el resto de mi vida exceden los pagos monetarios que se argumentan en este caso”, dijo Torres. “No puedo imaginarme las cicatrices de mi madre que ha soportado esto por 18 meses”.

Durante la audiencia de sentencia, la primera de dos partes, amigos y familiares llenaron a capacidad la sala en muestra de solidaridad.

“Esto es lo que el oficial (encubierto) estaba haciendo, pescando, pescando … este caso ha sido etiquetado por todos los medios como un caso de corrupción política, lo que va a la escencia y duele tanto al carácter de Mildred Férnandez”. Fernández, con una chaqueta roja brillante y la cabeza erguida, se secaba las lágrimas, mientras escuchaba a su abogado argumentar.

“Después de haber trabajado seis años hombro a hombro junto a Mildred, yo sé lo profundamente afectada que debe estar de pensar que tendrá que cumplir un tiempo tras las rejas”, escribió Bird. “Necesitamos a Mildred en la comunidad”.

En otra carta escrita por un activista de United Global Outreach que luchó por levantar a Bithlo -una comunidad al este de Orange-, de la pobreza, la falta de acceso a servicios de salud y educación, el hombre recuerda cuando Fernández recorrió las calles de la región por primera vez.

“Me impactó la compasión con la que trató las personas que conoció y la pasión con la que quiso ser parte de la solución”, escribió Timothy J. McKinney.

iza.montalvo@laprensaorlando.com