Estrellas NFL quieren Pro Bowl en Hawai

Aseguran que es el premio perfecto al concluir la dura competición de la temporada regular

Redacción EE.UU..- Las estrellas de la Liga Nacional de Fútbol Americano (NFL) que han sido elegidas para disputar el Pro Bowl del próximo domingo reiteraron su deseo que el partido de fin de temporada se celebre siempre en Honolulu (Hawai).

Ante la posibilidad que el partido cambie de sede para la próxima temporada si la NFL y los gobernantes de Hawai no llegan a un nuevo acuerdo, ha hecho que las estrellas del deporte rey estadounidense reivindiquen que llegar a Honolulu es el premio perfecto que pueden tener al concluir la dura competición de la temporada regular.

La mejor definición que hacen todos los profesionales es que llegan al “paraíso” y que desean repetir la experiencia de forma permanente cada año, algo que era una tradición hasta que la temporada del 2010 se jugó en Miami, para volver el 2011 a Honolulu, pero el acuerdo fue por dos años más y ahora tienen que renegociar.

La rotura de la tradición de 30 años que se dio en el 2010 no gustó a nadie y especialmente a los profesionales que se siente maravillados con vivir una semana a lo grande en las playas de Hawai.

Algunos jugadores han llegado a decir que no participarían si el Pro Bowl fuera cambiado de sede.

“Creo que hay mucha actitud de los jugadores. Si es en una ciudad de la NFL, estás en esas ciudades con bastante frecuencia y no genera ningún aliciente volver al final de temporada”, declaró Jared Allen, ala defensiva de los Vikings de Minnesota.

La opinión generalizada de los jugadores es que el partido del Pro Bowl le pertenece a Hawaii, donde se puede estar más orientado a la familia, relajado y considerado una recompensa para el trabajo duro que hicieron durante la temporada.

El corredor de los Jaguars de Jacksonville, Maurice Jones-Drew, disputó su primer Pro Bowl la pasada temporada en Miami y aunque dijo que fue una gran experiencia, destacó que llegar a Hawai había sido algo completamente diferente y “genial”.

Los jugadores de la NFL que llegan a Hawai disfrutan de unos privilegios únicos al tener para ellos las instalaciones de uno de los hoteles más lujosos de la isla, con playa exclusiva para ellos, además de todo .

Además disfrutan de todas las diversiones tanto deportivas y recreativas que existen a través de las islas de Hawai, sin que tengan que pagar nada.

Pero quizás lo más importante de todo es que se sienten con mayor privacidad no tienen que estar todo el tiempo firmando autógrafos como sucede cuando lo disputaron en Miami, donde además el hotel no era para ellos solos.

Sin embargo, el Pro Bowl no nació en Hawai, sino que lo hizo en Los Angeles, antes de saltar por el país en 1970, pasando del estadio Kingdome de Seattle al estadio Arrowhead de Kansas City.

El partido de Pro Bowl se disputó por primera vez en Aloha Stadium en 1980 con el corredor Chuck Muncie, de los New Orleans Saints, llevando a la Conferencia Nacional (NFC) a una victoria de 37-27.

El próximo domingo, los jugadores del equipo que gane el partido recibirán un cheque de más de 50.000 dólares cada uno, además de haber tenido toda una semana de descanso y turismo para muchos “impagable” y que les compensa todos los sacrificios que les tocó hacer durante la temporada regular. EFE