Giraldo en 3 y 2: Siete reflexiones en la decisión de Fielder

SI YA ERAN BUENOS, ahora son mucho mejores. Hablamos de los Tigres de Detroit, la nueva casa de Prince Fielder, quien después de escuchar muchos cantos de sirena de Scott Boras se quedó sin el glamour de una gran ciudad, aunque consiguió un montón de millones.

¿PORQUÉ MOTOWN? Porque no hubo manera de poner al rudo toletero en Nueva York, ya que los Yanquis tienen en primera base a Teixeira, y tampoco en Boston, porque los “patirrojos” tienen a Adrián González.

Ni en Los Ángeles, porque Angels contrato a Pujols y Dodgers no tienen dinero.

Menos aun en Chicago, porque Theo Epstein no quiere gastar este año, sino hasta el que viene.

Por eso Fielder, ya medio apurado por la presión del mercado, debió irse a una ciudad muy beisbolera, pero convulsionada y aburrida como pocas.

¿POR QUE NO LA NACIONAL? Por razones de peso. Y nunca mejor dicho.

Prince Fielder de 1.79 de estatura, pesa 275 libras a los 26 años, y la constante histórica es que los peloteros superando los 30 van tomado libras de más con una gran facilidad… y entonces, ¿cómo un equipo de la Liga Nacional le iba a ofrecer un contrato larguísimo a este chico si en cosa de cuatro temporadas seguramente no va a poder correr las bases? ¿Y entonces qué hacemos con él? Se pregunta un gerente… Por eso la oferta de Marlins no fue cosa de locos, y no se concretó ningún proyecto con Cachorros, y los Nacionales no hicieron la fuerza final para contratarlo.

¿PORQUÉ LA AMERICANA? Por la figura del bateador designado. Porque es el lugar natural donde mejor se puede sentir un bateador de poder con problemas de peso.

Los casos de Frank Thomas, David Ortiz, Jim Thome, ilustran el lugar que corresponde a uno bueno para sonar el madero, pero con pereza para correr. Y en el pasado no muy lejano está el caso Cecil Fielder [padre de Prince], quien jugó apenas hasta los 33 años y gastó mucho de su tiempo en las Mayores como bateador designado.

Cecil, llamado “Big Dady”, jugó toda la vida en la Liga Americana.

¿MUCHO NUEVE AÑOS? Sí, porque así los Tigres se han hecho cargo de la carrera de Fielder y saben que les dará muchas cosas con su bate, pero también saben que, llegado el momento de sentarlo, cuando ya no juegue defensa, les será útil como bateador designado.

¿Resignado? Y sí, nueve son muchos años.

Alex Rodríguez era un chaval cuando firmó por 10 años con Rangers y renovó con Yanquis y ahora, con 36 años, le duele la cadera, se opera la rodilla y ya no es un pelotero de 150 juegos por temporada. Y, hay que decirlo, A-Rod siempre fue un gran atleta con óptimo control de su peso.

¿MUCHO 214 MILLONES? No. Porque Fielder tiene talento y poder para hacer mejor a un equipo que ya es muy bueno. Lo de fondo es que 26 millones por año ya hay alguien que los gana y no hay que asombrarse.

Así que el asunto no es lo que merezca un pelotero (porque su talento lo vale], el tema es cuánto puede durar un pelotero cobrando por su talento cuando ya no lo puede poner en el campo. That’s the question! En esto, el error de Detroit no es darle26 millones por año, sino dárselos durante nueve.

¿Y QUÉ GANA FIELDER ? Aparte de los millones, la oportunidad de estar en un gran equipo, rodeado de peloteros maduros, y donde tendrá la oportunidad de batear tercero o cuarto, delante o detrás de Cabrera, y eso de antemano garantiza un 1-2 similar al de David Ortiz y Manny Ramírez en sus años de gloria en Boston. Un zurdo como Fielder y un derecho como Cabrera, algo que puede enloquecer a los lanzadores rivales. Dos hombres, capaces cada uno de batear arriba de .300, con 40 jonrones y 120 remolques.

¿Y QUÉ GANA DETROIT? Hace más fuerte a un equipo que ya lo es bajo la tutela de un viejo sabio como Jim Leyand.

Ese mismo equipo que ganó la Central de la Liga Americana con 15 juegos de ventaja sobre sus rivales de Cleveland y 16 sobre los Medias Blancas.

Y, bueno, si ganaron la División de manera tan contundente, sin Fielder, cualquiera piensa que la deben caminar con los bombazos del rechoncho jonronero en el Comerika Park de Detroit…

Serán mejores estos Tigres que los que eliminaron a los Yanquis en la Serie Divisional y que los que perdieron en la Serie de Campeonato ante Texas?

Y ser mejores que esto es estar, nada más ni nada menos, que en la Serie Mundial… Sólo falta saber qué piensan los Angels, que tienen exactamente el mismo plan: invertir para ganar.

GRAFITTI: “El informe del presidente Obama hablaba maravillas de las utilidades de las automotrices de Detroit… Mucho dinero. Tanto, que alcanza para darle 214 millones a Prince Fielder. Yes Sir”.

BLOG de New York.

Luego la seguimos.