Pugnan por el voto latino de Florida

Romney y Gingrich se atacan al intentar apelar a votantes cubanos
Pugnan por el voto latino de Florida
Newt Gingrich, acompañado por su esposa Callista, habla en un evento el miércoles en un hotel de Cocoa, Florida.
Foto: AP

MIAMI, Florida.- A pocos días de la elección primaria de Florida, para la que Mitt Romney y Newt Gingrich siguen, según todas las encuestas, cabeza a cabeza, los dos precandidatos republicanos apelaron al voto latino y al cubano en particular en un intenso y caliente día en Miami.

Caliente no sólo por el clima, que superó los 80 grados en enero -cosa normal en esta ciudad- sino porque ambos candidatos se atacaron con argumentos curiosos dentro de una primaria republicana, queriendo pintar al otro como antilatino y antiinmigrante.

Gingrich, en una entrevista con Univision que se grabó por la mañana, insistió en que “Romney no respeta la humanidad” de los inmigrantes, aunque su campaña luego dijo que dejaría de pasar un comercial de radio en español en el que le llamaba “antiinmigrante”.

“Definitivamente, no muestra ninguna preocupación por la humanidad de los que están aquí”, dijo Gingrich refiriéndose a Romney y su postura hacia los indocumentados.

Pero en horas de la tarde se dijo que la campaña de Gingrich dejaría de pasar el comercial, luego que el senador republicano de la Florida Marcos Rubio y una lista de republicanos latinos, incluyendo al exsenador Mel Martinez, la exigieran dejara de atacar a Romney con ese argumento.

“Ese comercial es ofensivo, es mentira y no corresponde a un candidato presidencial”, indicó la carta abierta a Gingrich. Acusaron al precandidato de usar tácticas de “Obama y sus aliados liberales para hacer caricatura de los republicanos como antiinmigrantes”, y de “dañar el progreso hecho por los republicanos con los hispanos”.

Gingrich también cuestionó el plan de “autodeportación” de Mitt Romney, que el precandidato ha mencionado en varios debates y que implicaría el uso de presión para que los indocumentados regresaran a su país de origen a ponerse en “línea” para lograr una visa y entrar legalmente.

“¿No rompes a reir cuando escuchas eso?”, le preguntó Gingrich a Ramos. “¿Quién puede imaginar a una abuelita que se queda tan sola que tiene que regresarse a su país?, eso es vivir en un mundo de fantasía que jamás se realizará”.

Pero Romney no se quedó con el ataque. En la tarde, el candidato dijo que el propio Gingrich había apoyado el concepto de “autodeportación” y presentó la transcripción de un programa de radio de la conservadora Laura Ingraham, donde Gingrich habla precisamente de apoyar la autodeportación.

“Es muy tentador venir frente a esta audiencia y tratar de darles por su lado”, dijo Romney, a quien a menudo se le ha acusado de cambiar de posición como en esta ocasión acusó él a Gingrich.

Por su parte, la campaña de Romney publicó un nuevo comercial en español señalando que Gingrich ha dicho anteriormente que no cambiaría las medidas tomadas por el Presidente Obama para relajar las relaciones con La Habana, incluyendo la reactivación de vuelos a la isla y la eliminación de límites en envíos de dinero.

También usó una frase dicha hace años por Gingrich en la que calificó al español como la “lengua de los guettos”.

El voto latino de Florida es apenas el 11% de la primaria republicana, y tres cuartas partes de ese voto está en el sur de la Florida. Según encuestas privadas, el 60% de ese voto latino republicano es cubano, un 15% sería puertorriqueño y un 20% sudamericano y centroamericano.

Entre los cubanos, la mayoría son miembros del exilio histórico cubano y en agradar a este grupo se enfocaron también los dos candidatos al manifestar, cada uno en foros diferentes, que trabajarían para lograr el final del régimen de Fidel Castro.

Por la mañana Newt Gingrich dijo a Ramos que usaría contra el régimen cubano “las herramientas que usaron Ronald Reagan, el Papa Juan Pablo II y Margaret Tatcher en luchar contra la Unión Soviética”, como apoyo a la oposición y propaganda, aunque no abogó por una solución militar.

“Son muchos años para tener a personas viviendo en la miseria por el sueño de un tipo que claramente es un dictador”, dijo Newt Gingrich refiriéndose a Fidel Castro. Posteriormente dijo del Presidente de Venezuela, Hugo Chavez, que “es un Castro joven”.

Romney fue por la tarde a un evento en la “Torre de la Libertad”, un edificio emblemático del exilio, a dar un discurso donde se comprometió a “no ceder hasta que el régimen de Castro termine y que tome su lugar en la historia entre los peores déspotas, tiranos y fraudes”.

Rick Santorum y Ron Paul no aparecieron ayer por la Florida. Paul se ha concentrado en Nevada, cuyas asambleas del 4 de febrero son una oportunidad para acumular delegados. Además no tiene el dinero para competir en el mercado de medios de Florida.

Una encuesta de Univisión, ABC y Latino Decisions dada a conocer ayer revela que Mitt Romney lleva la delantera entre los latinos republicanos a Newt Gingrich por un margen de 15 puntos. Romney obtiene 35% de ese voto y 20% para Gingrich. El voto hispano puede hacer la diferencia para Romney, ya que en las encuestas generales de Florida entre los republicanos están empatados con 33% de la preferencia.