Una mano para Marko Kampos

Joven indocumentado busca recaudar fondos para comprar una prótesis biónica para su pierna derecha
Una mano para Marko Kampos
Kampos necesita $50,000 para una prótesis para su pierna.
Foto: Belhú Sanabria / La Raza

Chicago.- Con hilos y tijera en mano en una tienda de ropa del barrio de Pilsen encontramos a Marko Kampos, de 26 años, originario de México.

La rapidez con que mueve sus manos es única, pues en sólo siete minutos una colorida pulsera con nombre y tejida en hilo estará lista para ser lucida en cualquier muñeca. Esta velocidad la ha obtenido por la práctica ya que, hasta la fecha, Kampos ha confeccionado alrededor de 500 pulseras.

Este joven indocumentado no para de elaborar pulseras, porque su objetivo es conseguir $50,000 para comprar una prótesis biónica para su pierna derecha.

Antes de que se le amputara la pierna, este joven se dedicaba a pintar viviendas y autos de manera independiente en Dallas, ciudad en la que vivió por 11 años.

Todo iba bien en su trabajo hasta que aceptó remodelar la casa de un cliente en diciembre de 2009. Marco Kampos fue picado por una araña de la especie brown recluse (reclusa marrón) y desde ese momento su vida cambio por completo. “Cuando me dispuse a entregar la obra en enero de 2010 me senté por un momento a descansar y al pararme el dolor de la pierna era insoportable, perdí el conocimiento, el resto me lo contó mi familia porque estuve tres meses en estado de coma”, dijo Kampos a La Raza.

“Cuando desperté del coma ya me habían amputado la pierna derecha. Los médicos me extirparon parte del tejido afectado por el veneno del insecto. También perdí un testículo y me redujeron un intestino. Todas estas acciones fueron necesarias porque luchaban por salvarme la vida”, declaró.

Su matrimonio no soportó esta crisis y su esposa decidió separarse y llevarse a sus dos pequeñas, esto lo derrumbó al punto de querer suicidarse.

Sin embargo, su familia, que vive en el vecindario de La Villita, le ofreció ayuda abriéndole las puertas de su casa. “Ahora me siento mejor, gracias a las muestras de apoyo de la gente, esto es lo que me impulsa a seguir adelante”, indicó Kampos, que reside en Chicago desde hace siete meses.

Kampos va de barrio en barrio pidiendo un apoyo solidario para la compra de su prótesis biónica. “Las pulseras no tienen precio, sino más bien es una forma simbólica de agradecerle a las personas por su colaboración”, indicó.

“Quisiera dedicarme a los que hacía antes, a pintar viviendas y autos, para esto necesito una prótesis biónica porque tengo que subir escaleras, cargar cosas pesadas y una prótesis mecánica me limitaría en mis labores”, enfatizó.

EVALÚAN EL CASO

“Si bien es cierto que el Departamento de Protección provee ayuda económica, esto es para situaciones extremas, previa evaluación del caso”, dijo a La Raza Angélica Amador, vocera del Consulado General de México en Chicago.

“Frente a la situación de Kampos aquí se le puede ofrecer asesoría para sacar su matrícula consular y brindar orientación a fin de determinar cuál sería la mejor clínica que lo puede atender con respecto al asunto de la prótesis”, recalcó Amador.

Para Jairo Mejía, médico internista de Access Plaza Family Health Center, con sede en el vecindario de South Lawndale, esto es un asunto aislado. “Estas arañas sólo te pican cuando accidentalmente las aplastas. En la mayoría de veces sus picaduras te producen calor local, enrojecimiento y dolor. Y en raros casos se produce una necrosis de la piel o infección”, señaló el médico.

Hasta el cierre de esta edición, Marko Kampos se encuentra a la espera de que su familia de Dallas le envié documentación personal para que pueda iniciar el proceso de cambio de domicilio, renovación de matrícula consular y abrir una cuenta de banco para recibir el apoyo solidario de manos amigas. Para contactarse con Marko Kampos comuníquese al (773) 349-1773.