Decisiones en el LAUSD

La educación pública en Los Ángeles vive momentos de decisiones muy difíciles. Entre ellas, por ejemplo, tener que optar entre las aspiraciones de adultos trabajadores que quieren superarse y la necesidad de los niños de aprender conocimientos básicos.

Este es uno de los escenarios tomados en cuenta por el Distrito Unificado de Los Ángeles para hacer frente a un déficit de presupuesto superior a los 540 millones de dólares este año y una perspectiva similar para el año siguiente. En la picota se hayan los programas de preescolaridad, de vacaciones de verano, clases de arte y recortes de personal en varias categorías.

La legislatura dio hace tres años a los distritos escolares la libertad de mover fondos de acuerdo a su necesidad, que anteriormente estaban adjudicados a gastos específicos. Uno de ellos es la educación para adultos, cuyo fondo también fue recortado en el presupuesto del gobernador Brown.

El cierre del programa afectará a cientos de miles de personas, una mayoría que estudia el inglés como segundo idioma o están estudiando para el diploma de GED, el cual equivale a terminar la escuela secundaria que dejaron incompleta en su momento.

Estas clases no son un lujo ni un pasatiempo, sino que imparten una enseñanza que ayudará al individuo a elevar su nivel de vida y el aporte que realiza a la comunidad. Este recorte en caso de producirse será muy doloroso.

También el recorte en el programa de la educación preescolar tendrá repercusiones negativas ya que ha probado ser una una base importante para el aprendizaje de los niños.

Recién en febrero se tomará en el LAUSD la decisión de a qué programas se quitarán los fondos para dárselos a k-12. Esperamos que la enseñanza preescolar, como la de adultos, sean preservadas de la mejor manera posible. El dinero invertido allí rinde réditos.

La propuesta de un impuesto predial para el LAUSD, además del cambio impositivo propuesto por Brown, darán la posibilidad de al menos estabilizar lo que ha sido tres años consecutivos de fuertes recortes en el LAUSD. Eso está para noviembre.

Ahora, la meta debe ser mantener la integridad dentro de lo posible, ante los recortes, en el área directa de enseñanza y aprendizaje.