Una gigantesca defensa

Tom Brady será sometido a presión con el arma letal de los Gigantes

Una gigantesca defensa
Justin Tuck, de Gigantes, ataca al mariscal Aaron Rodgers.
Foto: AP

EAST RUTHERFORD, Nueva Jersey (AP).- La defensa de los Gigantes empieza por la línea de golpeo. No es ningún secreto.

Los Gigantes utilizaron una presión constante sobre Tom Brady para derrotar a los Patriotas de Nueva Inglaterra en el Súper Bowl de 2008, y el plan es mismo para el partido del próximo domingo en Indianápolis por el título de la NFL.

Los Gigantes (12-7) quieren que Brady sienta la presión cada vez que lance un pase.

“Miren lo que pasó en 2007. Ese fue el motivo por el que nos mantuvimos cerca en el marcador, porque lo sacamos de ritmo”, comentó el defensa y capitán Justin Tuck.

“Obviamente él es la razón principal por la que [los Patriotas] son tan exitosos. La forma de matar a la serpiente es cortarle la cabeza. La manera de detener una ofensiva tan potente como esa es asegurarte de detener a Brady”.

Los Gigantes terminaron terceros en la NFL en la temporada regular con 48 derribos de quarterbacks, nueve en sus tres victorias en los playoffs.

Lo más formidable de la presión al quarterback de los Patriotas es que sólo la hacen cuatro jugadores, aunque Nueva York utiliza ocho jugadores distintos en la línea de golpeo.

Jason Pierre-Paul fue el líder del equipo con 16 y medio sacks, mientras que Osi Umenyiora agregó nueve en nueve partidos. Tuck y el suplente Dave Tollefson tuvieron cinco cada uno, Chris Canty agregó cuatro y Linval Joseph dos.

El coordinador defensivo Perry Fewell dijo que los jugadores de la línea de golpeo se motivan entre ellos.

“Competimos entre nosotros, y si Justin consigue un sack, yo quiero dos”, comentó Pierre-Paul.