Nuevo motor de vanguardia

WASHINGTON D.C. (EFE).- El presidente Barack Obama, dedicó ayer unos minutos a visitar el Salón del Automóvil de Washington para sentarse al volante de los nuevos modelos híbridos y eléctricos de los fabricantes del motor estadounidense.

Obama sorprendió a los asistentes del salón del motor y atendió las explicaciones de los responsables de General Motors (GM), Ford y Dodge sobre las novedades en bajo consumo, coches compactos y motores eléctricos.

Después de tomar los mandos de varios vehículos, el presidente indicó que esos coches son una muestra “de que el motor estadounidense está de vuelta”.

En opinión de Obama, “el hecho de que GM haya vuelto al número uno muestra que es posible dar la vuelta a la situación cuando se trata de la industria manufacturera estadounidense”.

GM vendió en todo el mundo 9.03 millones de vehículos, por encima de los 8.16 millones del alemán Volkswagen y del japonés Toyota.