Michelle Obama trae rol activo a LA

Primera Dama recauda fondos para reelección del Presidente

Michelle Obama regresó a Los Ángeles con un papel activo dentro de la campaña de reelección de su esposo, el presidente Barack Obama, no sólo como receptora de donativos en la región más generosa del país, sino como portavoz de logros, propuestas y compromisos de la Casa Blanca.

Anoche, en un evento de recaudación de fondos en una residencia privada de Beverly Hills, donde participaron unas 135 personas, Michelle Obama habló a favor de la reforma sanitaria, de la salida de las tropas de Irak, de los cambios en el sector educativo, de la propuesta de reducir impuestos a la clase media, de los incentivos fiscales a las pequeñas empresas y de la cancelación de la ley “No preguntes, no digas”.

El presidente Obama, recalcó la Primera Dama, debe ser reelecto en noviembre para que la golpeada economía estadounidense salga a flote de una vez por todas. “En los últimos tres años hemos trabajado muy duro para salir de este lío y hemos hecho algunos magníficos progresos… pero sabemos que todavía hay gente presionada y que falta un largo tramo por recorrer”, expresó.

La de anoche fue la cuarta recepción en California organizada por el Partido Demócrata a la cual asiste la esposa del presidente y la número 18 de una exitosa carrera recaudatoria a la que se unió en el verano. En diciembre se reportaban más de 220 millones de dólares en los cofres de campaña de Obama.

Michelle Obama, que este mes abrió una cuenta de Twitter exclusivamente para integrarse a la campaña de reelección, ya ha recorrido los estado de Florida, Vermont, Massachusetts, Maine, Michigan y Louisiana dando discursos sobre la estrategia del primer mandatario y promoviendo su iniciativa ¡A moverse! (Let’s Move!), a favor de la comida saludable.

Pero anoche también habló del lado humano del funcionario, de las conversaciones que tienen en la Casa Blanca después de sus largas jornadas gobernando el país más poderoso del mundo. Obama, contó, a menudo le comparte las historias de la gente que conoce en su andar por la nación. “Él podría no reconocer tu nombre… pero nunca olvidará tu historia”, comentó.

“Él nunca se distrae por la charla y el ruido, él continúa avanzando; porque él tiene una visión para este país”, mencionó en la residencia, que para la ocasión fue adornada con velas, iluminación de color lila y flores blancas y rosas. “Barack es mejor que ninguno”, recalcó.

A los presentes, entre quienes se encontraban la exembajadora de Bahamas, Nicole Avant, y el ejecutivo de la empresa Netflix, Ted Saranados, la Primera Dama pidió no sólo votar a favor de Obama en los comicios de noviembre, donde se enfrentará a un republicano aún por definirse, sino unirse a los voluntarios para capturar más sufragios. “Necesitamos que hagan esas llamadas telefónicas y que registren a esos votantes”, manifestó.

Antes de la recepción, Michelle Obama asistió al programa de televisión The Tonight Show with Jay Leno para hablar de la iniciativa ¡A moverse! Hoy estará con ese mismo fin en el programa diurno The Ellen DeGeneres Show, que saldrá al aire mañana jueves.

Su agenda de trabajo también incluye una reunión en Inglewood con el alcalde James Butts, el director ejecutivo de The California Endowment, Robert Ross, y con líderes comunitarios, para hablar de los progresos alcanzados para aumentar el acceso a alimentos saludables y de bajo costo en zonas marginadas.

Al mediodía, antes de partir a la capital del país, la Primera Dama pronunciará un discurso en otro evento de recaudación de fondos que el Comité Nacional Demócrata organizó en una residencia del oeste de LA.

Alrededor de la web