COMBATE Chávez Jr. y el año que sueña Bob Arum

CHÁVEZ NO TIENE MIEDO… pero Bob Arum sí. Eso aunque el que sube al ring a partirse la madre a las trompadas es el hijo del mítico JC.

Y es que no dejan de ser inquietantes las viceversas del escabroso mundo del box.

De todos modos, ahí viene Chávez, mañana contra “Veneno” Rubio, un peleador que, si está bien, podría darle un disgusto a Junior porque es mejor boxeador que él.

Pero Rubio, sin virtudes estéticas y sin carisma, no vende ni un 20% de lo que pone en taquilla el culichi.

Por eso cobra lo que cobra y por eso Arum, “business person”, lo cuida de esa manera.

¿… y qué le decimos a “Maravilla” Martínez? Que espere o que se “joda”. Mmm.

Dijo ayer en San Antonio el vocero de Top Rank que apenas Chávez Jr. le gane a Rubio, lo que dan por hecho, tan fácil como comer y respirar, entonces buscarán un combate contra Margarito.

Sí. Leyeron bien. Antonio Margarito… o mejor dicho, lo que queda de él luego de Mosley, Pacquiao y Cotto.

El “Tornado” de Tijuana, con su hueso orbital partido, está en la agenda para pelear contra Chávez Jr, como a mitad de año.

¿… y qué le decimos a “Maravilla” Martínez? Por ahora que espere, sentado, para que no se canse mucho.Porque si algo no saliera bien en las cuentas de Top Rank después de que la guerra fratricida entre Margarito y Chávez Jr. haya concluido, no están obligados a darle nada.

Y de nuevo Martínez les va a gritar: “Cobardes”… Y dirá, como ya dijo: “Chávez me tiene miedo”.

Aunque en rigor no creo en el miedo de un tipo que elige ganarse la vida a las trompadas. Por eso no creo que Chávez tenga miedo de Martínez, por más que sabe todo lo peligroso que puede ser para él, en etapa de aprendizaje con Freddy Roach, enfrentar al rocoso zurdo argentino.

Algo de eso sabía “Mantequilla” Nápoles cuando aceptó pelear contra Carlos Monzón. Daba ventaja en peso, pero no tenía miedo.Sabía la calidad del rival que iba a tener en frente, pero no tenía miedo. Y fue hasta París, aunque sospechaba que Monzón lo iba a moler… y aunque podía perder, no se rajó. Y aún después de eso no dejó de ser un grande porque perdió ante uno mejor que él. Y se jugó sin miedo.

Lo de Chávez Jr. es distinto. Aún sin saber tirar el jab y con los problemas que tiene para caminar el ring, no dudo que a la mera hora es capaz de pararse frente a “Maravilla”, pero en Top Rank no se lo van a permitir por razones de negocios.

Ser campeón y tener o no tener un título es lo de menos. En estos años lo escencial es facturar. Vender. Y en el campamento de Chávez saben que siendo lo qué es en el boxeo de esta era, vende, tanto como que su primer contrato, sin debutar, fueron 10 peleas a 250 mil cada una con HBO.

“SUGAR QUESTION”: Cuéntenos lo que piensa de Chávez Jr., y su manera de evitar el combate contra Sergio “Maravilla” Martínez, y qué tan atractiva puede ser una pelea contra Antonio Margarito.

Síganos en el Blog: CONMBATE.