Ley antiinmigrante provoca pérdidas

También se perderán unos 70,000 empleos en ese estado gracias a la HB56
Ley antiinmigrante provoca pérdidas
En la foto de archivo de septiembre de 2011, Casey Smith, un cultivador de batata de Alabama, observa un pedazo de terreno de su finca que necesita ser sembrado.
Foto: AP

Washington/EFE – La puesta en marcha de la ley HB56 contra la inmigración ilegal en Alabama le ocasionará pérdidas de al menos $2,300 millones a la economía estatal y al menos 70,000 empleos, según un estudio divulgado por la Universidad de Alabama.

El análisis del Centro para la Investigación Empresarial y Económica de la universidad, realizado por el economista Samuel Addy, asegura que la HB56, puesta en marcha en septiembre de 2011, “ha sido y seguirá siendo un desastre económico para el estado de Alabama”.

“En vez de aumentar el crecimiento económico del estado, la ley desde luego será un lastre en su desarrollo económico aún sin tomar en cuenta los costos asociados con su aplicación… tampoco está claro que (la ley) conllevará beneficios”, explicó Addy en un comunicado difundido recientemente por la Coalición de Alabama para la Justicia de Inmigrantes (ACIJ, en inglés).

El documento de nueve páginas señala que, al ahuyentar a los inmigrantes fuera del estado, la HB56 sólo conseguirá reducir la demanda de bienes y servicios en Alabama.

Addy, cuyas opiniones no reflejan la postura oficial del Centro que dirige, calculó que la HB56 reducirá el Producto Interno Bruto (PIB) de Alabama en al menos $2,300 millones, o el equivalente de un 1% del PIB en 2010.

En el peor de los casos, la contracción del PIB podría ascender a $10,800 millones, o el 6% del PIB de 2010, según el documento. El PIB de Alabama alcanzó los $172,600 millones en 2010.

Quienes apoyan la HB56 señalan que ésta disminuirá el desempleo en Alabama porque los trabajos que ahora realizan los indocumentados estarán disponibles para ciudadanos y residentes legales en el estado.

Pero el economista señaló que el desempleo está aumentando en los sectores de la agricultura, construcción, hoteles y restaurantes, sitios que suelen contratar a mano de obra indocumentada.

Addy considera que, al fomentar la emigración masiva, la HB56 ocasionará la pérdida de entre 70,000 y 140,000 empleos en Alabama, concretamente de aquellos que pagan entre $15,000 y $35,000 anuales.

El economista también desbancó el mito de que los indocumentados no pagan impuestos, al indicar que, desde ya, la HB56 le está ocasionando pérdidas a las arcas del estado de entre $56.7 millones y $264.5 millones por concepto de impuestos estatales.

Eso no incluye la pérdida de impuestos de venta locales por entre $20 millones y $93.1 millones, indicó el análisis de costos y beneficios.

Estas pérdidas, recalcó el estudio, sólo agravan la situación presupuestaria en Alabama, y las cifras no incluyen el costo de hacer cumplir la HB56 o defenderla ante los tribunales.

Los partidarios de la HB56, incluyendo su coautor, el senador estatal Scott Beason, han señalado que es prematuro determinar el impacto financiero de la ley y que, de todas maneras, el desempleo en Alabama ha bajado a un ritmo superior al resto de la región.

La HB56, parte de la cual ha sido suspendida por los tribunales, sí beneficiará a la economía estatal al no tener que ofrecer servicios médicos o educación pública a indocumentados, además de aumentar la seguridad pública, alegan sus partidarios.

En diciembre pasado, la tasa de desempleo en Alabama se ubicaba en 8.1%.

El estudio del Centro para la Investigación Empresarial y Económica (CBER, en inglés), en todo caso, es preliminar.

Addy reconoció que se requiere un análisis a largo plazo sobre el impacto de la HB56 en el mercado laboral de Alabama, pero enfatizó que, por ahora, las cifras apuntan a que el aumento en el empleo ha ocurrido en áreas que no emplean a indocumentados, incluido el sector público, servicios profesionales, financieros, educativos y de salud.