Cae otro maestro de la primaria Miramonte

Lo identifican como amigo de Berndt y preparan demanda contra el LAUSD
Sigue a La Opinión en Facebook

Cuando se supo que ayer habían arrestado a Martin Bernard Springer, de 49 años de edad, por presuntamente “acariciar” de manera inapropiada a dos de sus alumnas, padres de familia reaccionaron enfurecidos e indignados ante las autoridades escolares y reconocieron al segundo maestro como un amigo muy cercano del profesor Mark Berndt, quien fue encarcelado el lunes por supuestamente dar de probar semen a sus estudiantes.

“Esto está pa’ la chin…”, dijo molesto Antonio De la Cruz, quien ayer llegó a la escuela Miramonte a recoger a su hijo al enterarse de que otro maestro había sido detenido.

“Aquí nadie dice nada, le voy a decir a mi vieja que lo cambie de escuela, porque aquí ya no se puede confiar en nadie y no me dan ninguna seguridad”, mencionó.

Mientras el Departamento del Sheriff daba a conocer la identidad del segundo profesor detenido esta semana por supuestos actos lascivos en contra de estudiantes de la primaria Miramonte, una firma de abogados anunciaba el inicio de una demanda civil en contra del Distrito Escolar Unificado de Los Ángeles (LAUSD).

El capitán Mike Parker, del Departamento del Sheriff, informó que el arresto del Martin Springer ocurrió a las 10:00 de la mañana del viernes luego de que recibieran una denuncia de dos víctimas, que tenían 7 años de edad y que dijeron haber sido “acariciadas” por el maestro en el salón de clase.

“Anticipamos, como suele ocurrir en este tipo de casos, que conforme salga más información, aparecerán más víctimas”, mencionó Parker.

Días antes del arresto de Springer, cuando se destapó el escándalo, algunas madres de familia habían señalado que Mark Berndt era muy amigo de Martin Springer y Rigoberto Ruelas, maestros de esa misma escuela.

El maestro Ruelas se suicidó en septiembre de 2010, presuntamente al ser exhibido públicamente por el diario Los Ángeles Times sobre su bajo desempeño académico.

La escuela primaria Miramonte, ubicada sobre la calle 68 del Sur de Los Ángeles, tiene una población estudiantil cercana a los 1,600 estudiantes y casi el 98% de ellos son latinos.

El abogado Brian Claypool, presidente de una firma de abogados en Pasadena, anunció ayer mismo el inicio de una demanda civil en contra del LAUSD, de la primaria Miramonte y del superintendente John Deasy.

“Creemos que muchos funcionarios y empleados escolares sabían sobre lo que el señor Berndt hizo durante los últimos 20 años y facilitaron estas horribles y sórdidas acciones en contra de niños”, dijo el abogado.

Desde 1990, indicó, se tiene registro que el profesor Berndt había supuestamente cometido actos lascivos en contra de estudiantes y no se hizo nada.

El expediente de Berndt en el LAUSD está limpio, desde 1976 que empezó a trabajar como asistente de maestro nunca se le impuso una medida disciplinaria.

Claypool representa a la madre de una niña de 10 años de edad que el año pasado fue supuestamente abusada por Mark Berndt y es una de las que aparece vendada de los ojos en las fotografías que las autoridades tienen como evidencia de actos lascivos en contra de 23 estudiantes.

Esta niña, de origen latino, no era alumna directa del profesor Berndt, pero asistía a clases extracurriculares donde supuestamente se dio el abuso.

“Por eso también creemos que puede haber muchos más niños que fueron abusados por el señor Berndt”, apuntó el abogado.

El objetivo de la demanda, aseguró Claypool, es “limpiar la casa” y que se hagan reformas que conlleven a proteger a los estudiantes. Del monto monetario que pretenden pedir como compensación, el abogado no quiso hablar.

El abogado consideró que el escándalo de la Miramonte es más grande aún que el de la Universidad de Penn State.

El superintendente John Deasy emitió ayer mismo una declaración por escrito en la que de inmediato condenó las acciones del segundo profesor detenido.

“Como educador y padre”, dijo, “estoy consternado y asqueado por las acusaciones en contra de este maestro”.

Aseguró que el LAUSD está trabajando con la comunidad y la escuela Miramonte para lidiar con el trauma que ha resultado de los arrestos de Berndt y Springer.

“A pesar de que ha sido una semana muy difícil para la comunidad entera del LAUSD, nunca debemos perder de vista el hecho que la gran mayoría de los maestros del Distrito son generosos, cuidadodos y comprensivos con sus estudiantes”, agregó.

Padres de familia llegaron indignados y molestos ayer por la mañana a la primaria Miramonte luego de darse a conocer que un segundo maestro estaba siendo investigado.

“Estamos asustados oiga, la escuela no nos dice nada, nos tuvimos que enterar por la televisión”, comentó María Rojas, quien tiene a dos hijos estudiando en la Miramonte.

“Esta escuela ya agarró mala fama y muchos están pensando en sacar a sus hijos”, dijo Jorge Ramírez, cuyos dos hijos estudiaron en el plantel. “Ya no se puede confiar en los maestros ni en el personal, porque no dicen nada, están queriendo tapar la verdad”.

Al enterarse de que un segundo maestro estaba siendo acusado de actos inapropiados en contra de los estudiantes, la señora Isabel Carbajal acudió de inmediato a sacar a su nieta de clases.

“No me dijeron nada, les dije que me quería llevar a mi nieta porque aquí ya no estaba segura y no me dijeron nada”, mencionó.