Crema y nata de campeones

La edición 53 de la Copa Libertadores de América, que comienza la próxima semana, está llamada a tener ribetes espectaculares; no sólo por el regreso de Boca Juniors a la competición; sino por la presencia de diez ex campeones continentales, incluyendo al actual monarca, Santos de Brasil, y el subcampeón Peñarol de Uruguay, que fuera el primer equipo en levantar el galardón en disputa en 1960.

Boca Juniors, que ganó su última diadema en 2007 regresa con renovados bríos a intentar igualar el récord de Independiente de Avellaneda (gran ausente) que ostenta siete títulos, cuatro de ellos en forma consecutiva, una marca difícil de emular. Los campeonatos obtenidos por los ‘Diablos Rojos’, fueron en 1964, 1965, 1972, 1973,1974, 1975 y 1984.

Boca se adjudicó los torneo de 1977, 1978, 2000, 2001, 2003 y 2007.

Otros de los laureados con más de una corona que se quedó en el camino, es Estudiantes de la Plata, triunfador en 1968, 1969, 1970 y 2009.

Peñarol, dueño de cinco pergaminos (1960, 1961, 1966, 1982 y 1987) eliminó la semana pasada al Caracas para volver a los planos estelares por segundo año consecutivo.

Al cuadro ‘Mirasol’ se le unen el tricampeón Nacional (1971, 1980, 1988) y Defensor de Uruguay.

En esta versión, Brasil es el país que aporta mayor número de equipos, por lo tanto tiene más opciones de alcanzar la gran final. Los ‘canarinhos’ tienen cifradas esperanzas en Santos, Flamengo, Inter de Porto Alegre, Fluminense, Vasco da Gama y Corinthians.

Los argentinos estarán pendientes de lo que hagan Boca Juniors, Vélez Sársfield, Lanús, Godoy Cruz y Arsenal.

Luego está Paraguay con su ‘Rey de Copas’ Olimpia (1979, 1990 y 2002), Nacional y Libertad. También Chile con tres equipos, incluyendo el sorprendente Universidad de Chile (campeón Copa Sudamericana), Universidad Católica y Unión Española.

Intervienen con dos clubes: Colombia (Atlético Nacional y Junior), Ecuador (Deportivo Quito y Emelec), México (Cruz Azul y Chivas de Guadalajara), Venezuela (Táchira y Zamora) y Perú (Alianza Lima y Juan Aurich). ¡Que ruede el balón!