El veto en la ONU

Sigue a La Opinión en Facebook
El veto en la ONU

El veto de China y Rusia a la iniciativa de Naciones Unidas para detener la matanza en Siria da carta blanca al régimen del presidente Bashar al Assad para continuar la cruenta represión, extendiendo la inestabilidad de la región.

La ONU estima que más seis mil personas han muerto y precisamente ayer se reportó una matanza de cientos de personas por una acción militar del gobierno en la ciudad de Homs .

El nivel de violencia en esa nación ha llegado al punto de que una delegación de observadores de la Liga Árabe debió abandonar su misión por la inseguridad general.

El levantamiento popular en Siria sigue los lineamientos de la llamada “primavera árabe”, al ser una explosión -en este caso- en contra de una dinastía política que lleva cerca de 40 años en el poder, entre el padre Hafez al Assad y su hijo Bashar.

Bashar al Assad ofreció en junio pasado -seis meses después de haberse iniciado las protestas- un dialogo nacional y una serie de reformas políticas. Pero ya era muy tarde, la represión oficial había causado demasiados muertos como para calmar a la creciente oposición.

Ayer el Concejo de Seguridad de la ONU tuvo la oportunidad de respaldar un plan de la Liga Árabe para ayudar a una transición política. Sin embargo, el veto de China y Rusia, este último principal aliado y proveedor de armas de Siria, detuvo toda acción internacional.

La acción de la ONU no era determinante en el conflicto, pero era una señal internacional crítica a la cruenta represión del gobierno de Al Assad.

A esta altura, lo deseable es la salida del Presidente y un cambio hacia un régimen más abierto, aunque tambien hay un peligro de que ante el vacío de poder, Siria caiga en el torbellino de los conflictos religiosos entre sunitas y shitas. La Siria de al-Assad es secular, al igual que era el Irak de Sadam Hussein.

Los cambios políticos en el Medio Oriente no cesan y Siria está entre ellos. Es cuestión de tiempo, el veto en la ONU tan solo retrasa el reloj de una hora que llegara inevitablemente para el gobierno de Bashar al Assad.