Más de mil a tono

Gustavo Dudamel, director de LA Phil ensayó con cientos de músicos y coristas la Sinfonía No. 8 de Mahler
Sigue a La Opinión en Facebook
Más de mil a tono
Gustavo Dudamel durante el ensayo de la Sinfonía No. 8 de Mahler ayer en el Shrine.
Foto: Aurelia Ventura / La Opinión

Horas antes de su concierto en el Auditorio Shrine, el más importante del Mahler Project,, Gustavo Dudamel parecía estar ensayando el mayor éxito de su carrera.

Su semblante parecía reencarnar la emoción que los historiadores describieron de Mahler cuando interpretó, a principios del siglo pasado, su Sinfonía número 8. Dudamel, que tiene el mismo nombre que el compositor austriaco -Gustav- también mostraba con seguridad el éxito que tendría esa gran obra.

La Sinfonía número 8 de Mahler, llamada también Sinfonía de los mil -por el número de intérpretes que el autor quería sobre el escenario-, representa un reto para cualquier conductor de orquesta. Es una de las obras corales de mayor escala en el repertorio orquestal clásico.

Y fue con esa obra que culminó el ciclo Mahler que la orquesta sinfónica comenzó en enero.

Durante el ensayo de ayer por la mañana, Dudamel, acompañado de 1,011 artistas en el escenario, anticipó un dato histórico para su trayectoria musical.

Esta obra ha sido ejecutada por varios directores, pero muy pocos la han realizado con un gran número de aristas, como lo hiciera Malher en el otoño de 1910 en Múnich, Alemania, con 1,020.

El estreno de esa sinfonía en Estados Unidos fue ejecutado por la Orquesta de Filadelfia en 1916 con 1,068 participantes.

Para Dudamel es la primera vez ejecuta la obra, y para la Filarmónica de Los Ángeles, aunque no es la primera -la última vez que la tocó fue en 2008 bajo la batuta de Esa-Pekka Salonen en el Hollywood Bowl, con 300 artistas-, sí es la única vez en que se interpreta con este número de músicos.

La Sinfonía de los mil, que se tocaría anoche en el Shrine, constó de 18 grupos de artistas de diferentes lugares, incluida la orquesta Sinfónica Simón Bolívar de Venezuela.

El repertorio orquestal lo conformaron 91 músicos de la LA Phil, 99 de la Simón Bolívar, 813 cantantes de 16 diferentes coros y ocho solistas vocales.

El concierto de anoche sería la mayor producción que jamás ha realizado la Filarmónica de Los Ángeles. Y por lo mismo, su gran número de participantes exigía un escenario de mayor tamaño.

El auditorio Shrine tiene capacidad para más de 5 mil asistentes, el doble de los que tiene el Walt Disney Concert Hall, casa de la LA Phil.

En el teatro se instalaron dos pantallas gigantes para que el público tuviera mejor visibilidad del escenario, y además para que pudiera leer la letra de los temas en inglés, interpretados originalmente en alemán.

Durante las dos horas y media de pruebas, Dudamel dirigió con gran plenitud. Daba instrucciones en inglés y en español para sus paisanos. Contaba algún chascarrillo y emocionaba a un numeroso público que pudo, por lo menos, apreciar esta gran obra en el ensayo.

Desde hace unas semanas, los boletos para la presentación de anoche se agotaron.