River decidido a regresar

Sigue a La Opinión en Facebook
River decidido a regresar
Fernando Cavenaghi, de River Plate, celebra un gol a Chacarita, en partido de segunda división disputado en Buenos Aires el 16 de agosto del 2011.
Foto: AP archivo / Natacha Pisarenko

Buenos Aires/EFE – Fortalecido con el polifuncional Leonardo Ponzio y el delantero francés David Trezeguet, el River Plate argentino encarará el primer semestre de 2012 con la imperiosa necesidad de conseguir un ascenso que maquille las heridas que le ocasionó el 2011, el peor año de su vida.

“No queda otra que regresar a la primera división. Cualquier cosa diferente sería un fracaso”, resumió hace unos días el presidente del River Plate, Daniel Passarella.

Más dramático fue el segundo vicepresidente del club, Omar Solassi, al asegurar que si River no asciende en junio dirigentes y jugadores deberán “internarse en el Río de la Plata”.

“Nos tendremos que ir todos, así de sencillo”, añadió Solassi.

Encolumnados detrás de este objetivo, los dirigidos por Matías Almeyda comenzaron la pretemporada en Buenos Aires el pasado 9 de enero, con la buena noticia, para los hinchas y el entrenador, de los fichajes de Leo Ponzio, que jugó y fue campeón con River en el 2008, y de Trezeguet, un simpatizante confeso del club argentino.

Ambos llegaron para aportar jerarquía y experiencia a un equipo que presentó en el torneo de la segunda categoría formaciones plagadas de futbolistas juveniles.

Disputadas 18 de las 19 jornadas de la primera rueda del Nacional B, como se denomina en Argentina al certamen de la segunda división, River Plate suma 33 puntos -dos menos que el líder, el Instituto de Córdoba- producto de nueve victorias, seis empates y tres derrotas.

El segundo puesto coloca en zona de ascenso directo a la formación de Almeyda, que hoy domingo visita al Almirante Brown en la reanudación del torneo, aunque la cátedra coincide en que no será fácil para River esta determinante segunda rueda por la presión que puede llegar a sentir el equipo ante la obligación de regresar a la categoría de honor.

El popular equipo revolucionó la segunda división, pero hasta el momento se mostró como un conjunto irregular que hizo suyos algunos partidos gracias al peso específico de sus grandes individualidades, como el punta Fernando Cavenaghi, quien a mediados del año pasado regresó al club después de ocho años y anotó 13 goles.

El aporte de ‘Cavegol’ y los buenos rendimientos del uruguayo Carlos Sánchez y de los juveniles Ezequiel Cirigliano y Lucas Ocampos fueron lo más rescatable de un bloque que se potenciará ahora con el oficio de Ponzio y la capacidad goleadora de Trezeguet.

No parece poco para un gigante que cerró un 2011 nefasto con el descenso de categoría por primera vez en su historia, una herida imposible de curar, según coinciden sus hinchas.