¿Dónde están los latinos?

La participación de la comunidad latina de Los Ángeles en el proceso de redistribución de distritos municipales es muy baja. La ausencia de su voz, ya sea participando en las audiencias públicas o dando a conocer en privado su opinión, tendrá repercusiones negativas que se sentirán por un largo período de 10 años.

La comisión a cargo de realizar la nueva geografía política de Los Ángeles, para que refleje el cambio demográfico ocurrido durante la última década, ya dio a conocer el borrador del mapa. Ahora es el público el que debe dar su opinión para que con ella se hagan las correcciones necesarias en la elaboración del mapa final.

El peligro ahora es que ese mapa no refleje el crecimiento de la comunidad latina que hoy, a pesar de ser casi la mitad de la ciudad, solo hay cinco distritos con concejales latinos de un total de 15.

El nuevo mapa tiene muchas posibilidades de crear un sexto distrito de mayoría latina. El problema es que los latinos parecen no respaldar esa idea.

En las audiencias públicas de la comisión previas al borrador, los latinos brillaron por su ausencia mientas que otros grupos con interés en el nuevo mapa, ya sea de comunidades geográficas, étnicas y especialmente de los concejos vecinales han tenido una participación activa en el proceso.

Ahora existe la posibilidad de que ese patrón de inasistencia latina se prolongue en las nuevas audiencias. Algo que debe ser inadmisible.

En Los Ángeles existen numerosas organizaciones que velan por los intereses de los latinos, ya sean votantes, inmigrantes con o sin papeles, comerciantes, trabajadores, desempleados, hombres, mujeres niños. Pero todos residentes de nuestra ciudad.

Por eso nos preguntamos, por qué no hay organizaciones, de las muchas existentes que promueven la superación de los latinos de Los Ángeles, que estén participando en este proceso, dando voz a una prioridad geográfica que debería unir por sobre la variedad de causas buenas que promueven a diario.

Uno de los temas más repetidos por nuestros lectores es el de la desunión dentro de la comunidad latina. En la mayoría de los casos la idea de unidad es idílica en cuanto a las diferencias reales de todo tipo que existen en una comunidad tan diversa como la latina. Otra veces el obstáculo es el ego de los individuos.

El poder político de los latinos es la raíz para lograr que las inquietudes de nuestra comunidad sean oídas y se pueda buscar solución a los problemas. Esa es una indudable meta común.

Empecemos participando y alentando a la participación en el proceso, ya sea en las audiencias y en la Internet haciendo escuchar su opinión.