EEUU cierra misión en Siria

La situación de inestabilidad política vivida en aquel país de Oriente Medio desde marzo del año pasado ha cobrado la vida de 5, 400 personas.

BEIRUT, Líbano. – Estados Unidos cerró el lunes su embajada en Siria y Gran Bretaña mandó llamar a su embajador en Damasco en un drástico aumento de la presión de Occidente para que el presidente Bashar el Assad dimita, pocos días después del fracaso diplomático en Naciones Unidas para poner fin a la crisis.

El gobierno estadounidense evacuó a todos sus diplomáticos del país luego de que las fuerzas sirias intensificaron un bombardeo en la inestable ciudad de Homs. La ofensiva inició el sábado, el mismo día en que Rusia y China vetaron una resolución respaldada por el resto de miembros del Consejo de Seguridad de la ONU y el mundo árabe que trataba de terminar con la brutal represión del gobierno de Siria contra sus opositores.

“No hemos dejado de enviar el mensaje de que es hora de que Assad se vaya”, dijo el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, durante una entrevista con la cadena de televisión estadounidense NBC. “Esto no va a ser cuestión de si va a suceder, sino de cuándo”.

También el lunes, el ministro del Exterior británico William Hague dijo a legisladores que Gran Bretaña está usando múltiples canales para manifestar su “aversión” a la violenta campaña de las fuerzas de seguridad sirias, y ha mandado llamar al embajador en Siria a la Oficina del Exterior para transmitir ese mensaje.

“Este es un régimen condenado y un régimen asesino”, dijo Hague. “No hay forma de que pueda recobrar su credibilidad internacionalmente”.

El ataque en Homs ha reforzado los temores en la oposición de que Assad desatará una violencia incluso mayor para acallar a sus críticos, ahora que la protección de China y Rusia contra cualquier intento de sanción de Naciones Unidas parecer estar garantizada.

Sin embargo, el gobierno sirio negó haber atacado Homs e indicó que “grupos terroristas armados” estaban detrás del atentado en contra de civiles y agentes de la policía en varios vecindarios. La agencia estatal de noticias de Siria agregó el lunes que hombres armados mataron a tres soldados y capturaron a otros en un puesto de revisión en la región de Jabal al-Zawiyah, de la provincia de Idlib, en la frontera con Turquía.

Más de 5,400 personas han muerto en incidentes desde que el levantamiento popular inició en marzo, de acuerdo con Naciones Unidas.

Hasta ahora, la decisión de cerrar la embajada es la acción más drástica del gobierno estadounidense después de 11 meses de violentos operativos del régimen de Assad.

En Homs, una clínica improvisada y zonas residenciales fueron blanco de municiones de artillería que dejaron al menos 23 muertos en el tercer día de una nueva ofensiva en el centro del levantamiento popular, dijeron activistas. Otras 10 personas resultaron muertas en otros lugares del país.

En El Cairo, el jefe de la Liga Árabe Nabil Elaraby dijo que estaba “extremadamente alarmado y preocupado” por el uso de armas pesadas por parte de las fuerzas oficialistas. La Liga ha sido una importante fuerza diplomática que ha tratado de detener el baño de sangre, y su propuesta para una transición a la democracia en Siria fue la base de una resolución del Consejo de Seguridad de la ONU que Moscú y Pekín vetaron el sábado.