Enamorados por siempre

Para que el gran amor que alguna vez sintió por su pareja no se apague o desaparezca, lo único que debe hacer es aprender a amar

Enamorados  por siempre
De los adultos estadounidenses 51% están casados, el índice más bajo de todos los tiempos.
Foto: archivo / La Opinión

El mantener el amor y la unión en el matrimonio es una gran tarea para las parejas de hoy en día debido a la tensión y al acelerado compás en que se vive, y lamentablemente el promedio de duración de un matrimonio actual es de siete años, aunque algunos solo duran meses y uno de cada dos matrimonios termina en divorcio.

Para muchas parejas es difícil mantener encendida la llama del amor en el matrimonio, se vuelve complicado seguir amando a la pareja de la misma manera, ya que a veces cuando pasan los años se van conociendo todos los defectos de la persona; así se siente Beatriz (pidió no ser identificada por su apellido), una venezolana que lleva casada cinco años pero que para ella parecerían veinte.

“Con tres niños entre las edades de 2 a 4 años no es tan fácil mantener esa chispa; a veces siento una carga demasiado fuerte y hemos tenido varias crisis, pero en mi caso mi esposo y yo optamos por dialogar, pues cuando hay amor e ilusión sí se puede lograr”, dice Beatriz.

Según un informe realizado por el Centro de Investigación Pew (Pew Research Center), en Estados Unidos, sólo 51% de los adultos estadounidenses están casados, el índice más bajo de todos los tiempos. Además de que el número de nuevos matrimonios en Estados Unidos se redujo un 5% entre el 2009 y el 2010.

Otro estudio de la universidad de Cornell titulado El fantasma del divorcio, indica que de 122 parejas entrevistadas dos terceras partes, o casi 67% de los encuestados admitió preocupaciones sobre cómo lidiar con las consecuencias sociales, legales, emocionales, y económicas de un divorcio.

“Las parejas deben abrir un espacio en el amor y en la sexualidad, lo cual debe de ser un refugio y un paraiso terrenal; deben de compartir el afecto con mucha creatividad y atención a cada detalle”, dice Mabel Iam, terapista motivacional y autora de innumerables bestsellers internacionales sobre el amor y la relación de pareja. Ella dice que es muy importante mantener la llama encendida para prevenir la ruptura y a su vez el inevitable divorcio.

“Todas las parejas, desde las que mantienen un vínculo ocasional no muy comprometido hasta las relaciones ya establecidas, sucumben a la rutina y a los distintos vaivenes de la jornada, ya sea por el excesivo trabajo, el agotamiento o los diversos problemas en que se ven implicados, pues no toman en cuenta lo importante que es encontrar un espacio y un tiempo para conectarse sexualmente de una forma profunda y plena”.

Además Iam sugiere y advierte el no caer en una rutina. Para lograrlo deben de crear espacios para compartir como pareja y demostrarse el amor que siente uno por el otro. Muchas parejas, a pesar de que se aman, sienten que la pasion ha llegado a un nivel bastante bajo. En general ellos esperan que el impulso sexual fluya de forma natural y espontánea, pero es posible que mientras uno desee la relación el otro no se encuentre dispuesto.

“Las cosas cotidianas los alejan de la sexualidad: la gimnasia del domingo en la mañana es más importante que desayunar juntos en la cama; mirar televisión adquiere mayor importancia que pasear juntos a la luz de la luna. El sexo disminuye y el aburrimiento entra en la cama. Hay que poner creatividad y atesorar cada momento íntimo. Hay que darle variedad a la relación sin perder la perspectiva; no conviene exagerar con la introducción de novedades, pues los cambios reiterados terminan convirtiéndose también en rutinarios”, dice la autora.