Necesita ser ‘más pobre’

Si la escuela no aumenta alumnos subsidiados, pierde fondos

Para la escuela Sherman Oaks Center for Enrichment Studies (SOCES) 20 alumnos más o 20 alumnos menos que sean elegibles para recibir almuerzo gratis o a precio reducido, hacen una gran diferencia.

De no conseguir que se incremente en esa cantidad el número de alumnos que reciben almuerzo subsidiado, la escuela perderá los fondos federales de Titulo 1 que hasta ahora le han servido para contar con más recursos que permiten a sus alumnos alcanzar un alto desempeño académico.

La SOCES, como se le conoce a esta escuela Magnet ubicada en Sherman Oaks, en el noroeste del Valle de San Fernando, es una de las 23 escuelas que se quedarán sin los fondos del Título 1, un programa federal que comenzó en 1965 y a través del cual se distribuyen recursos a los distritos escolares para ayudar a los estudiantes que provienen de familias de bajos recursos o viven en vecindarios marginados.

En diciembre pasado la Junta de Educación del Distrito Escolar Unificado de Los Ángeles votó 6-1 a favor de incrementar el porcentaje de alumnos que califican para ser clasificados en el nivel de pobreza que una escuela debe tener para recibir los fondos de Título 1 de 40% a 50%.

Los fondos del Título 1 que administra el LAUSD ascienden 4.9 millones de dólares para distribuirlo entre las escuelas que cumplan con el nuevo límite de concentración de pobreza en las escuelas. La SOCES tiene 49.07%, o sea que se queda corta con menos del 1% en su matrícula.

“Con la pérdida de esos fondos tendremos una gran perdida de recursos como la de 12 maestros de clases avanzadas, la enfermera sólo podrá estar aquí tres días. Algunos asistentes de maestros, programas de asesoría académica y de intervención tendrán que ser eliminados”, afirma Judith Hernández, directora de SOCES, una escuela que en 1978 adoptó el programa voluntario de integración racial conocido como Magnet y actualmente tiene 2,200 estudiantes en los grados de cuarto al 12. El 64% son hispanos.

“Mi hijo recibe una educación excelente en SOCES y con este recorte de fondos Título 1 va a perder muchos servicios que le ayudan a tener un buen desempeño. Es muy injusto”, manifestó Carmen Segura, madre de un estudiante de quinto grado en esta escuela.

“Además no es que no se cumpla con el 50%, estoy segura que los hay, sino que a veces los padres no le dan la importancia a entregar a la escuela las formas de almuerzo gratis”, destacó Segura, refiriéndose al formulario que los padres de familia deben llenar al inicio del año escolar para solicitar el subsidio para los almuerzos escolares.

La población estudiantil de esta escuela, ubicada en un vecindario donde más del 70% de la población es anglosajona y el ingreso medio de los residentes es $69,651, proviene de todo el distrito y representa tanto la diversidad étnica como socioeconómica de Los Ángeles. Actualmente su puntuación API o índice de desempeño académico es de 879 puntos. Muy por encima del promedio en el distrito.

“Entre los recortes al presupuesto y el recorte en Título 1 por parte de Washington, no nos dejan otra alternativa”, declaró John Deasy, superintendente del LAUSD.

De acuerdo con Tamar Galatzan, representante del Distrito Local 3 ante la Junta de Educación en el LAUSD, existen otras dos escuelas en la misma situación que SOCES, con más de un 49% de estudiantes en esa categoría, que aún así perderían dichos fondos.

“Yo voté en contra de esta nueva regla, que creo fue analizada muy pobremente y es demasiado injusta para estas escuelas”, opinó Galatzan. “Lo que yo propuse fue que en lugar de incrementar el límite a 50 por ciento se analizará en que las escuelas gastan los fondos de título 1 para beneficiar a los estudiantes y tratar de mantener esos fondos”, añadió.

En total, estas 23 escuelas atienden a mas de 21, 200 estudiantes, de los cuales 9,745 son considerados de bajos recursos. Por lo que estos serán afectados con la eliminación de fondos de Título 1 a sus escuelas.

Los Ángeles Center for Enrichment Studies (LACES) con 46.05 por ciento de alumnos de bajos recursos, es otra de las escuelas que quedara fuera de la categoría Título1.

“Uno de los aspectos que más nos preocupa de perder esos fondos es que tendremos varias clases sobrepobladas”, indicó Carol Lockett, asistente de director de LACES.

De las escuelas que perderán los fondos 15 son primarias, cuatro intermedias, cinco preparatorias y una escuela de educación especial, incluyendo Taper Elementary, Palms Middle School, Phoenix High School y Widney High School para educación especial.

La mayoría de las 23 escuelas se ubican dentro de los distritos locales 3 y 1 del LAUSD, que abarcan las ciudades de Crenshaw, Los Angeles, Venice, Westchester, Chatsworth Reseda y San Fernando.