Denuncian juicio a activista hispano como persecución del FBI

LOS ÁNGELES (EFE).- Defensores de un activista hispano que enfrenta juicio por un hecho ocurrido hace más de 40 años alegan que el proceso en su contra demuestra la persecución por parte de la Oficina Federal de Investigación (FBI) a varios líderes antibélicos.

Carlos Montes, activista del movimiento chicano en la década de 1960 y cofundador de los Brown Berets en 1967, se declaró hoy no culpable de seis cargos relacionados con violaciones a las leyes de armas.

Según la acusación, Montes compró varias armas de fuego ilegalmente y un arresto que data de 1969 por posesión de armas lo hace merecedor de hasta 18 años de cárcel si es condenado.

El 24 de enero, el abogado de Montes, Jorge González, presentó una petición ante el juez George Lomeli para desestimar los cargos contra el activista, que fue negada.

Luego de escuchar los argumentos de la fiscalía y la defensa, el juez Lomeli ordenó iniciar un juicio contra Montes, cuya primera audiencia se celebró hoy en Los Ángeles.

“Esto prueba lo que todos creemos”, argumentó Eric Gardner, miembro del Comité para Detener la Represión del FBI de Los Ángeles (Stopfbila), organización no lucrativa que defiende al activista.

“El gobierno va a usar todos a su disposición para tratar de poner a Carlos -y a otros activistas contra la guerra de todo el país- tras las rejas”, sostuvo.

El 17 de mayo de 2011, agentes de la Oficina del Alguacil del Condado de Los Ángeles realizaron una redada a la residencia del activista argumentando violaciones a las leyes que regulan la compra y porte armas y por presuntos vinculo con grupos terroristas, confiscando computadores, teléfonos celulares y documentos.

“Las presuntas violaciones (para la redada) no tienen ningún fundamento en la realidad. El tema en este caso son las libertades civiles de todos los que estamos contra la guerra y la injusticia”, declaró Mick Kelly, portavoz de Stopfbila.

Stopfbila asegura que el caso contra el activista chicano “es débil” y ha citado a una reunión de emergencia para el 11 de febrero en Los Ángeles para preparar la defensa de Montes.