Volpi gana el Planeta Casa de América

Después de un 2011 en el cual sobresalió el problema que el escritor tuvo con la Canciller mexicana Patricia Espinosa, ahora es galardonado por su novela "La Tejedora de Sombras".
Volpi gana el Planeta Casa de América
El escritor mexicano Jorge Volpi, a la izquierda, al recoger hoy de manos del vicepresidente del Grupo Planeta, José Crehueras, el Premio Iberoamericano Planeta-Casa de América.
Foto: EFE / Gustavo Cuevas

Madrid, 14 de Febrero – Una “extraña, desgarrada y psicoanalítica historia de amor”, con Carl Jung como parte esencial de la misma y titulada “La tejedora de sombras”, convirtió hoy a su autor, el escritor mexicano Jorge Volpi, en ganador de la quinta edición del Premio Iberoamericano Planeta-Casa de América”.

La novela, elegida por unanimidad del jurado y que se publicará el 13 de marzo en España y México y luego en el resto de Hispanoamérica, cuenta la historia de un personaje real “y fascinante, y hoy profundamente olvidado- Christiana Morgan, una mujer adelantada a su época”.

En estos términos describió Volpi (México, 1968) la novela ganadora, tras hacerse público en la Casa de América el fallo de este premio dotado con $200,000. Al acto asistió la alcaldesa de Madrid, Ana Botella.

“Los libros llevan siempre a otros libros” y, hace unos años, cuando Volpi investigaba para otra novela, se topó con el nombre y con la historia de Morgan, contó el autor, uno de los más brillantes novelistas mexicanos.

Volpi decidió rastrear la vida de esta mujer y para ello pasó varios meses en la biblioteca de la Universidad de Harvard, que posee los archivos de Morgan.

“Es una extraña, desgarrada y sicoanalítica historia de amor, que duró 42 años y que Morgan vivió con el fundador de la Clínica Psicoanalítica de Harvard, Henry Murray. Entre los dos siguen un extraño experimento vital que denominan la díada y que, bajo el influjo de Jung, que fue maestro y analista de ambos, intentan llevar a sus últimas consecuencias, desafiando todas las convenciones de la época”, comentó Volpi.

Esa historia sedujo a Volpi no solo por la lucha de esta mujer “contra los prejuicios masculinos de la época, sino, sobre todo, porque se adelantó a las contradicciones profundas de la sentimentalidad de nuestro tiempo”.

El trabajo para convertir un personaje real en otro de ficción obligó al escritor a informarse “a fondo” sobre la vida de Morgan y su entorno, y también sobre Jung, parte esencial de la novela.

“Fue fascinante tener la oportunidad de bucear en los archivos que se conservan en Harvard tanto de Morgan como de Murray, y que contienen los diarios y cuadernos que ella escribió durante su vida y los papeles completos del psicólogo”, señaló Volpi, cuyos libros están traducidos a 25 idiomas.

Morgan estaba convencida de que tenía que “inspirar a Murray” a escribir “el gran libro de su historia de amor absoluto”. El borrador del libro, que nunca llegó a ver la luz, está también en Harvard.

“La novela no es una biografía cronológica de Christiana, sino que intenta entrar en aquello que ella no dijo y no escribió pero que sintió y padeció a lo largo de los 42 años en los que mantuvo ese experimento vital”, aclaró el autor.

Desde joven, Christiana “tuvo depresiones profundas e inquietudes que para las mujeres de su época estaban prohibidas”. Esas depresiones la llevaron a explorar las obras de Freud y de Jung, quien se convirtió en su obsesión amorosa (estaba casada con un veterano de la primera Guerra Mundial) y de Murray (casado con una rica heredera de Boston).

Las dos parejas se fueron a Europa a estudiar el doctorado y citaron a Jung en Zurich. Durante una temporada fueron pacientes del psicoanalista y, en las sesiones, Christiana “experimentaría con ella misma como no lo había hecho nunca en su vida”, y a su vez el psicoanalista también lo haría “como solo lo había intentado consigo mismo”.

El jurado de esta edición del premio, convocado por la Editorial Planeta y la Casa de América, ha estado formado por Alberto Manguel, Carmen Posadas, Clara Sánchez, Imma Turbau y Carlos Revés.

Alberto Manguel comentó que uno de los aspectos que más le han impresionado de esta novela “es la verosimilitud de la protagonista, y no solo porque esté basada en un personaje real”. La novela es “enormemente sutil, memorable y profundamente convincente”, aseguró el escritor argentino.

Al leer el original de Volpi, la novelista española Clara Sánchez pensó en “lo peligrosa que es la libertad” y en que, para conseguirla, “hay que pagar un precio”, y tuvo la sensación de recorrer a su lado un trayecto “hacia la libertad sexual, amorosa y, sobre todo, de conciencia”.

A su vez, Carmen Posadas considera que el libro premiado es “un ejercicio de funambulismo muy arriesgado, dado que Morgan es una mujer muy compleja, con aspectos que la pueden hacer antipática incluso, y cuya historia de amor está llena de aristas”.

?>