Come bien; vive mejor: Atoles nutritivos

El atol es una bebida que tiende a ser muy nutritiva. Cuando se ingiere hay que pensar que es una comida y no una bebida que acompaña un platillo.

Los diferentes tipos de atoles pueden servir para mantener una buena nutrición cuando no hay apetito debido a algún problema de salud.

Hay diferentes tipos de atoles y por lo general son de maíz.

Dependiendo de la zona geográfica donde creció, así es el atol al que está acostumbrado.

En México hay varios tipos de atoles -champurrado, de cajeta y de elote dulce-. En El Salvador están: el atol shuco, elote, piñuela y chilate. En Guatemala está el atol de plátano y de elote. Y en Honduras los atoles preferidos son de elote y shuco.

En nuestros países latinoamericanos se acostumbra a preparar un atol cuando la persona ha estado enferma y está en proceso de recuperación. El atol sirve para recuperar el peso que ha perdido.

El problema en Estados Unidos es que las personas -aunque hayan estado enfermas- no necesitan recuperar el peso, en la mayoría de los casos. Una de cada cuatro personas tiene sobrepeso o está obesa y cuando se le agrega una dosis consistente de atoles, lo que sucede es que la persona termina más gorda que antes.

No hay que tomar con ligereza el poder nutritivo de las bebidas que tomaban las diferentes tribus mayas y aztecas.

Por ejemplo, el atol shuco tiene un valor nutritivo enorme ya que combina el maíz con semillas de calabaza y el enorme poder de los frijoles: hierro, magnesio, calcio, ácido fólico, potasio, zinc y fosforo, entre otros. Es un alimento completo cargado de proteínas, minerales y vitaminas, en la forma de una bebida.

El champurrado combina el valor nutritivo del maíz -tiamina, riboflamina, ácido fólico, hierro, calcio y vitamina A, entre otros- con el sabor inconfundible y los ácidos grasos del chocolate.

Si se busca perder peso, hay que tener cuidado cómo se toma atol. Recuerde que es una comida. No una bebida.

Las personas con anemia o con algún tipo de deficiencia alimenticia, pueden utilizar los diferentes tipos de atoles como una medicina natural y sabrosa.

Aquellas personas que están bajo algún tratamiento médico que les ocasiona vómito, diarrea o pérdida del apetito, pueden utilizar los atoles como una herramienta para mantener la nutrición que requieren, mientras se recuperan.

Recuerda lo que decía el padre de la medicina, Hipócrates: “Que tu comida sea tu medicina”.