Brian López: Lleva doble vida

Con su nuevo álbum 'Ultra', Brian López se inicia en su carrera de solista
Sigue a La Opinión en Facebook
Brian López: Lleva doble vida
Brian López presentará su nuevo álbum en directo esta noche.
Foto: Kathleen Dreier

Brian López sabe muy bien que el camino que debe recorrer un artista para llegar al éxito es largo. Pero sobre todo difícil.

Pero él no tiene prisa. Por eso, cuando no tiene giras, o pasa varias semanas en su natal Tucson, Arizona, trabaja como maestro de música.

“Es gracioso porque llevo esta completa doble vida; no muchos niños saben qué tan involucrado estoy en la música y en las giras y todo eso. Vivo así, como Superman y Clark Kent al mismo tiempo. De día uso corbata y en la noche toco rocanrol con mi banda”, dijo el artista, que precisamente se encontraba en Tucson preparándose para la tocada que tendrá en Los Ángeles eljueves en Bootleg Theatre.

López dice que disfruta hacer ambas cosas, y que si no tuviera carrera como músico, seguro sería mestro de tiempo completo.

Pero como casi todas las familias tienen una oveja negra, la de López no podía ser la excepción. “Soy el raro de la casa”, se definió el artista de 29 años, cuyos hermanos son profesionales en la docencia y en la computación.

Él, en cambio, desde muy joven se sintió atraido por las artes.

Desde chico comenzó con clases de música, y en la universidad tomó clases de guitarra clásica y de ópera, pero esto último para aprender a controlar la voz.

Primero formó varias bandas, pero fue con Mostly Bears con la que su música comenzó a llamar la atención.

Sin embargo, las cosas no caminaban al ritmo que López quería, así que decidió emprender el camino por sí solo. Su primer disco en solitario se titula Ultra, y aunque lo grabó hace más de un año, verá la luz en marzo en Estados Unidos.

“Mostly Bears era impresionante, pero siempre hay gente más motivada que otra”, reconoció el músico.

“Aunque estaba con Mostly Bears tocaba con otras bandas -siempre tengo que estar haciendo algo musical-, así que cuando las cosas no funcionaron con Mostly Bears decidí dedicar mi tiempo a mi trabajo como solista”.

López se fastidió también del sistema democrático que se supone debe existir en cualquier banda.

“Estaba cansado de ver si cada canción estaba aprobada por todos; todas las ideas tienen que pasar por todos… Pensé, ‘creo que mis ideas son buenas, no creo que necesito aprobación de nadie’, y así [solo] todo es más fácil para mí”.

Ahora “soy mi propio jefe y lo disfruto”, dijo.

El retraso del estreno del disco en Estados Unidos se debe más a situaciones de mercadotecnia que a razones artísticas.

Por alguna razón, Ultra tuvo una amplia aceptación en Europa en los meses pasados, y fue por eso que fue allá donde se promocionó primero.

“Es extraño porque lo grabé hace más de un año. Cuando lo oigo suenan como ideas viejas para mí, pero al mismo tiempo cuando lo escucho estoy muy orgulloso, siempre voy a estar orgulloso, pero no estoy 100% feliz. Al fin del día tienes que hacer algo en ese periodo y seguir con la creatividad. Para ese periodo de mi vida estoy satisfecho con los resultados”, dijo.

Desde que grabó Ultra a la fecha, sin embargo, han pasado muchas cosas en la carrera de López, quien tiene ascendencia mexicana pero que aprendió el español en la escuela y en un viaje de seis meses que hizo a la capital catalana, Barcelona.

El artista tiene un proyecto con una orquesta de mambo y trabaja en sus ratos libres con una banda de chicha, un ritmo popular peruano que mezcla el rocanrol con la cumbia y que incluye entre sus instrumentos la guitarra eléctrica y el órgano.

López conoció este ritmo cuando el dueño de un club donde tocó en Brooklyn, Nueva York, le regaló una compilación de chicha.

“Lo oí y quedé impresionado por la belleza de la música, es más rocanrol… Cuando oí eso dije, ‘wow, esto es más cinemático y surreal, pero de cualquier forma es rocanrol, quiero hacer canciones y tocar cosas como estas’. No le estoy invirtiendo mucho tiempo, pero en unos dos años oirán hablar de mi chicha”, prometió.

Y para el 20 de marzo, López tiene una invitación a México para tocar con Camilo Lara, del Mexican Institute of Sound, en dos festivales masivos, el primero en el Distrito Federal y el segundo en Veracruz.

Para el artista “será tiempo de quitarme mi ropa de maestro”.