Tus pertencias viven bajo otro techo?

Asegura los valores almacenados lejos de tu vivienda
Tus pertencias viven bajo otro techo?

Para quienes han decidido mudarse a una vivienda más pequeña, irse a vivir con algún familiar, o simplemente tienen más cosas que espacio en su casa, una unidad de almacenaje externa puede ser la solución. Pero es importante que consideres obtener suficiente cobertura de seguro para las pertenencias que guardes en ese almacén.

Si un objeto es suficientemente valioso para que pagues por almacenarlo, debe estar protegido financieramente y asegurado con el tipo y cantidad de seguro necesario, pues hasta en las instalaciones mejor administradas pueden suceder incendios, robos y otros desastres. Por eso, antes de que firmes el contrato de alquiler de una unidad de almacenaje es esencial que averigües qué tipos de pérdidas están cubiertas por el seguro de la unidad misma, y si necesitarás obtener algún seguro adicional al que ya posees. Y si ya tienes un seguro de propietarios de vivienda o de inquilinos, revísalos para que sepas con exactitud cuánta protección de seguros ya poseen esos contratos.

Las pólizas estándares de seguros de propietarios de viviendas y de inquilinos suelen incluir una provisión de cobertura para cuando tus pertenencias se encuentren fuera de casa. Es importante que conozcas cuál es la cobertura que ofrecen tu póliza si tus objetos personales están en una unidad de almacenaje externa y si tienen cobertura contra robo o daños como incendio, tornados y otros siniestros. Revísalos, y verás que no incluye cobertura por inundaciones, terremotos, moho y humedad, infestaciones de plagas o falta de mantenimiento.

Cómo elegir un almacén externo para tus pertenencias

Cerciórate de que las instalaciones están construidas con materiales resistentes al fuego. Pregunta cuáles son las medidas de seguridad que toman en prevención de robos de lo que allí se almacene. Las instalaciones bien administradas suelen ofrecer puertas electrónicas con accesos limitados con códigos de seguridad, cuentan con gerencia permanente, suelen poseer vigilancia monitoreada por video, iluminación adecuada y extensa, puertas que poseen alarmas y candados individuales para las unidades personales.

Prefiere una instalación que use control ambiental y de temperatura. En estas instalaciones la temperatura puede controlarse para que oscile entre 55 y 85 grados, lo que ayuda a proteger tus pertenencias de cambios drásticos de temperatura, así como del frío extremo y del crecimiento de moho y humedad.

Las unidades deben tener puertas individuales (pueden ser enrollables o no) y deben tener cerraduras o candados individuales. Cerciórate de que las puertas cierran herméticamente y que las cerraduras o candados cierran perfectamente.

Revisa que el techo de la unidad está en buenas condiciones y no hay señales de filtraciones de agua del techo a su interior.

?>